Política

Columna: Perspectiva Decimal

agosto 17, 2014

Inducida y reiterada violencia

1

“Extenuada” de trabajo

por su plenaria reunión

del Pan la diputación

se dio al “reven” y al relajo.

En su inmoral desparpajo

Villareal con Villalobos

y otros diputados lobos,

fueron filmados bien pedos

en bataclanes enredos

con meretrices, muy “probos”.

2

A Zapata Perogordo,

igual que Sánchez Hernández,

en plena orgía y de las grandes

les quedó el decoro sordo.

Pues para pegarle al “gordo”

entre copas de a montones,

se les vio bien juguetones

manoseando a “bailarinas”

y con burlas coscolinas

repartiéndose condones.

3

El crudo exhibicionismo

del reventón putañero,

es tan burdo que Madero,

fingió ocultarlo al cinismo.

Él, gerente del panismo,

eludiendo el tema anuncia

que rubricó la “renuncia”

de esos colaboradores,

mas de sus juergas y horrores

ni una palabra pronuncia.

4

Tan desaseada actuación

de la cúpula panista,

se repite si es priista

o perredista la opción.

Es la misma corrupción

que no distingue partidos,

porque todos son bandidos

“oficiales” por su puesto

y chupan del presupuesto

cual gandallas protegidos.

5

Son de “ley” los cotidianos

abusos de funcionarios

que desangran los erarios

y ostentan “limpias” sus manos.

Tras sus desplantes mundanos

los panistas exhibidos

hoy se dicen perseguidos

por espionaje ilegal

y ven como algo normal

sus destrampes divertidos.

6

Era una fiesta privada

pagada con su dinero

y el único cochinero

es que ha sido divulgada.

O sea que a puerta cerrada

todo se vale y se aplica

esa lógica que indica

que se vale ser un vándalo

mientras no se vuelva escándalo

porque ese sí perjudica.

7

Y pa' acallar los rumores

por estos calenturientos

sólo intercambian asientos

con otros legisladores.

El relevo es sin pudores

como ya se ha vuelto norma

entre la grey que conforma

esta lacra mexicana

donde a cambio de una lana

se aprueba cualquier reforma.

8

Porque aquí ni se discute

ni se dan explicaciones

cuando arriba los ganones

orquestan un nuevo embute.

Y aunque a México se enlute

seguirán con sus festejos

privados pues son reflejos

de este país de virreyes

en el que aunque existan leyes

las tuercen en sus manejos.