Política

La Faena

junio 03, 2014

No le vendría mal al PRI veracruzano alguna especie de auditoría –no como la financiera practicada al ayuntamiento anterior de Xalapa, porque si da los resultados que el Orfis obtuvo el tricolor estaría ya frito desde ahora en los comicios federales sobre todo por los barruntos que se aprecian desde el altiplano en cuanto a que el gobierno de Peña Nieto estaría dispuesto a pagarle con gubernaturas al PAN y a Gustavo Madero el “gran trabajo” realizado para sacar las reformas sin mayores sobresaltos desde la alianza bizarra llamada Pacto Por México… De no ser por los oficios del panismo y aprovechando la ruptura que hay entre calderonistas y maderistas, el gobierno federal hubiera tenido serios problemas para concretar sus más salvajes sueños y lograr lo que se ha dado en llamar , de nueva cuenta, la inserción de México a la modernidad y a la competencia por el mercado internacional, sobre todo en materia petrolera… De tal modo que en el terreno de la competencia electoral real y de llevarse a cabo un proceso de mayor envergadura que las elecciones extraordinarias en Las Choapas, Chumatlán y Tepetzintla , el CDE que comanda Elizabeth Morales García en cuyos procesos, por cierto, EMO ni las manos metió pero si se arroga el triunfo en éstos dos últimos lugares , no tendría la menor oportunidad de obtener algún resultado positivo para los intereses de su partido, que dicho sea de paso, enfrenta un escenario verdaderamente complejo, con una dirigencia tocada por la sospecha de la frivolidad y la corrupción… Por ejemplo, cómo remar contra la corriente de opinión que percibe negativamente a las fuerzas de seguridad pública de quienes desconfía; o de estratos intermedios gubernamentales ampliamente conocidos y etiquetados por sus altos niveles de corrupción, que con la llegada al poder descubrieron la buena vida y no se privaron de ella, cuyos ejemplos más conspicuos pueden hallarse en tres de los recientes relevos gubernamentales en las “personalidades” de Gabriel de Antes, Ivan López Fernández y la no tan sorpresiva Gina “Juana de Arco” Domínguez, jefa del clan de los llamados Ginos, a quienes se les ubica como los directamente responsables de muchos quebrantos financieros y del déficit de opinión pública gubernamental favorable… O los otros casos de “funcionarios” de medio pelo que exigen a empresarios y constructores ya no el diezmo sino el 20 por ciento por anticipo cuando resultan favorecidos con algún contrato de obra o prestación de servicios… En resumen, se trata de que la corrupción de burócratas sigue teniendo como divisa principal la impunidad pues esta visto que para la mayoría de la nueva generación de políticos tricolores surgidos el calor del fidelismo, lo importante ha resultado el acopio de bienes públicos para su beneficio personal, en proporciones verdaderamente espeluznantes -en el que por cierto las féminas si han hecho valer la igualdad de oportunidades sin importar el género empezando por el caso mismo de la presidenta del Comité estatal tricolor, cuyo enriquecimiento personal y tráfico de influencias , en términos de escándalo público pudiera equipararse, desde otra perspectiva, al del peculiar y orondo defeño Cuauhtémoc Gutiérrez…Por lo pronto y en abono de esa tesis del pago al PAN con gubernaturas por los favores recibidos, ahí esta la inclusión en la Comisión Permanente del PAN, uno de sus órganos de gobierno más importantes, del alcalde de Boca del Río, Miguel Angel Yunes Márquez, no como una antesala para la candidatura gubernamental de éste pero si como una clara señal del empoderamiento del maderismo negociador con la administración federal , que, dicho sea de paso, en algunos sectores, no ven con malos ojos ,con todo y larga historia de delaciones y presuntos actos de corrupción en la administración federal, al jefe del clan panista boqueño, quien anunció el inicio de un recorrido por la entidad cuyo propósito no puede resultar más evidente que el iniciar la construcción de su candidatura gubernamental... La constancia, profesionalismo y consistencia del reportero Jair Alejandro García González en su labor cotidiana que ha desarrollado a lo largo de su ya larga carrera en el medio periodístico tuvo ayer un más que merecido reconocimiento al obtener el primer lugar dentro del concurso de reportaje convocado por la Comisión de Atención y Protección a los Periodistas. El reportero de La Jornada Veracruz se ha distinguido por sus trabajos de denuncia y crítica al poder, prueba de ello es que sus entregas relacionados con la falta de rendición de cuentas resumidas a a grandes rasgos en su texto “Fiscalización, rendición y transparencia de cuentas: falacia en Veracruz”, fue el ganador en el certamen convocado por la mencionada Comisión.