Política

Las Horas Muertas de Aarón Fernández, aire fresco en estos tiempos de violencia

mayo 16, 2014

Para Aarón Fernández Las Horas Muertas es una bocanada de aire fresco en estos tiempos donde abundan las películas con un alto contenido de violencia, narra una tierna una historia de amor sobre Sebastián, un joven de 17 años que llega a administrar el hotelito de su tío ubicado en Costa Esmeralda Veracruz, ahí conoce a Miranda de 35 años, hermosa y con gran personalidad que sostiene encuentros ocasionales con su amante, el cual siempre llega tarde o la deja plantada. Entonces en los tiempos de espera de Miranda nace primero una amistad y luego un romance con Sebastián.

Es una historia muy sensual, los personajes son entrañables y los paisajes maravillosos, el público veracruzano se va a sentir identificado asegura el director.

–Ahora que el cine mexicano vive un buen momento, ¿Cuáles son las expectativas que tienes sobre tu película?

–La hicimos con mucho esmero y cariño, espero que el público sienta la curiosidad por ir a ver este tipo de películas que muestran un rostro que siempre ha estado ahí pero que generalmente no aparece en las pantallas de las películas mexicanas, últimamente los filmes se han enfocado más en temáticas sociales, muy dramáticas relacionadas con la violencia que desafortunadamente está ahí; pero se nos olvida que lo importante es que la vida continúe, que la gente se quiera, lo cual vale la pena mostrar.

Obviamente mi película no evade la realidad, no es un filme “escapista” que pinta todo color de rosa pero tampoco le hace el juego a la violencia. Es ligera, fresca, emotiva y sensual pero al mismo tiempo muy cotidiana, rodada en escenarios naturales, con gente de ahí, con un corte costumbrista, es una apuesta que al público puede gustarle mucho.

–¿Consideras que el cine mexicano cuenta con el apoyo necesario para seguir?

–Si, el Imcine, que es el Instituto Mexicano de Cinematografía, está haciendo un trabajo fenomemal, muy interesante apoyando a muchos realizadores y películas muy diversas, pero el talón de Aquiles sigue siendo la exhibición que se rige por la ley de mercado y la película que no funcione la quitan enseguida, creo que se debería de regular más esa parte, abrir más espacios para el cine mexicano, pero a nivel de producción si hay suficientes apoyos, quien hace bien las cosas encuentra financiamiento.