Política

Día del Maestro

mayo 16, 2014

En medio de la polémica ocasionada por la información del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) cuando reveló que 26 maestros veracruzanos reciben más de 190 mil pesos mensuales como salario, la celebración del Día del Maestro tuvo distintas facetas y expuso la complejidad de la circunstancia laboral y profesional del magisterio estatal.

Por un lado, el propio secretario de Educación de Veracruz, Adolfo Mota Hernández, descalifica e intenta explicar a su manera la existencia de tan escandalosa nómina que no se corresponde ni con la circunstancia social de miles de profesores ni con la realidad de un estado con grandes carencias económicas que se reflejan también en un gran número de telesecundarias sin energía eléctrica y edificaciones escolares de todos los niveles con grandes deficiencias. Según Mota, esa información del IMCO acumula tres meses e incluye prestaciones como el aguinaldo; a ello se sumó el secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) sección 32, zona Veracruz, Juan Nicolás Callejas Roldán, quien de plano negó que existan profesores con salarios superiores a los enunciados por el Instituto.

El representante sindical –que por cierto percibe 102 mil 274.86 pesos de una plaza federal comisionada al sindicato– insistió en negar la existencia de percepciones desproporcionadas en las filas de la sección 32 en el evento oficial celebrado en el puerto de Veracruz.

Por su lado, en Xalapa se movilizaron profesores adheridos al Movimiento Magisterial Popular Veracruzano (MMPV), quienes protestaron por la reforma educativa, las violaciones a acuerdos concertados con el Estado y entregaron un documento al gobernador en donde acusan que en la Secretaría de Educación de Veracruz (SEV) hay violaciones a sus derechos, por eso piden respeto a la jornada laboral de 20 horas en primarias y educación especial o pago de horario extra; permanencia en el trabajo , pago de guarderías, entre otros temas relacionados con sus garantías laborales.

Por lo pronto, el MMPV dio a conocer que son más de 20 mil amparos los que se han interpuesto sin desahogarse por parte de las instancias correspondientes y que de no haber alguna respuesta positiva, continuarán su lucha en tribunales internacionales porque consideran que la reforma educativa viola sus derechos como trabajadores.