Política

La Faena

mayo 06, 2014

Los dos órdenes de las fuerzas armadas en conjunto negaron ayer la existencia de un grupo de autodefensa operando en el municipio de Soledad Atzompa, aquella comunidad de la sierra de Zongolica que fuera escenario del aún oscuro episodio que tuvo como elemento central la polémica muerte de la indígena Ernestina Ascencio…Tanto Jorge Alberto Burguette Kaller, comandante de la Tercera Zona Naval, como Gilberto García García, general de Brigada, Diplomado Estado Mayor, jefe de Estado de la Sexta Región Militar, coincidieron en avalar la declaración del secretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez Zurita, quien calificó antier el hecho noticioso como “una mentira más”, aun frente a las evidencias de la aparición de grupos de vecinos de la localidad, autorganizados de tal modo que en efecto, dieron la impresión de que por su cantidad como por su nivel de organización podría tratarse de un intento por replicar el modelo adoptado en Michoacán… Bueno, hasta el secretario de Gobierno, Érick Lagos Hernández, en su peculiar estilo aseguró que es falsa la versión del surgimiento de grupos de autodefensa en el municipio de Soledad Atzompa… Concluyó en que en dicho localidad se reforzó la presencia de elementos de seguridad militar y civil, de ahí que para el funcionario gubernamental, la reunión de antier entre vecinos y fuerzas del orden público se debiera a “que se determinó reforzar los operativos para resguardar la seguridad de los habitantes de esta región”… De hecho ése fue el sentido de la declaración de las fuerzas castrenses, sin embargo, quien quedó atrapado en medio de la polémica fue el alcalde perredista Bonifacio Aguilar Linda duramente desmentido por Burguette Kaller, luego de que el munícipe dijera que se instaló un grupo de autodefensa armada para defenderse del embate de la delincuencia organizada: “No por una declaración de un alcalde quiere decir que existan, eso no es cierto” puntualizó el mando de la Marina... Se fue más allá el general García García quien ni siquiera incidencia delictiva encuentra en la región… El caso es que entró al debate el dirigente de la Croisz, Julio Atenco Vidal, quien categóricamente dictaminó que “en este municipio no se vive ni estado de crisis, ni hay grupos de autodefensa, mucho menos con escenarios de violencia”…Aunque Julio también observa que puede existir la posibilidad de que el evento pretenda iniciar un proceso de militarizar la región “incluso con grupos paramilitares” y también que existe en la zona una añeja tradición de policías comunitarias que siempre han existido entre los pueblos nahuas… Su mayor preocupación radica en que se presentaron encapuchados los supuestos guardias comunitarios, algo ajeno a la costumbre de los pueblos oriundos de la sierra y que por ello, pudiera tratarse de alguna acción encubierta… El silencio como la negación son formas de encarar la realidad, sobre todo cuando se hace desde una vena institucional con el propósito de no agregar mayores elementos de conflicto a una circunstancia en particular… Esa ha sido al parecer la divisa de la Comisión Estatal de Atención a Periodistas, un fastuoso como inútil invento de la antes ruda y ahora técnica funcionaria que ideó la creación de un costoso cuerpo burocrático para atender el permanente conflicto que existe entre el poder y la prensa… Tal aseveración viene a cuento porque no obstante las evidencias de la agresión en contra de reporteros por parte de porros golpeadores al servicio del “líder” del sindicato de Tamsa, Pascual Lagunes durante el desfile conmemorativo del dia del Trabajo (vaya contradicción) ahora resulta que la hija del cacique, Zahori Lagunes, salió en defensa de su progenitor a quien describió como una inocente persona que nada tuvo que ver con la agresividad desatada en contra del grupo de periodistas que suponía que tendría algo interesante que decir el corrupto Pascual… En contrasentido a los videos y fotografías de la agresión, incluidos los tocamientos sexuales en contra de algunas reporteras por los ebrios porros de Pascual, resultan inventos ante los ojos adormilados de Zahori, triste remedo de la Barbie grupera que convoca a los periodistas a dedicarse “a trabajar objetivamente actuando con la verdad. A quienes debieran denunciar, reclamar o tirarles mierd@ son otros funcionarios, políticos o delincuencia organizada que los desaparecen”, escribió la joven en su cuenta personal… Ante tal nivel de agresión y las evidentes amenazas de, alguien que ha visto como su padre ejerce el poder, la burocrática Comisión de Periodistas prefiere el silencio cómplice, la misma actitud esgrimida en peores episodios recientes de hechos relacionados con agresiones a la prensa.