Política

Aclarando amanece

marzo 19, 2014

Los personeros del sistema suelen repetir machaconamente que México es un país de instituciones. Y sí, México es un país de instituciones formales fallidas y de plenitud de instituciones informales vigentes y vigorosas. La institución de la mordida por ejemplo, o la del compadrazgo que hacen de las instituciones unas de cuates. O la de la simulación que desde la Colonia se reproduce en el “acátese pero no se cumpla.”

Hace un año que por la ASF se tiene conocimiento de serias irregularidades en el manejo del Fondo de Aportaciones para la Educación Básica y Normal en la SEV pero que para aclararlas, el secretario de Educación, Adolfo Mota Hernández se hace de lado y encarga a terceros la responsabilidad de subsanarlas, como si el jefe del sector no formara parte o no tuviera alguna responsabilidad en el manejo y la toma de decisiones de la importante dependencia. De ahí que aplicando la vieja receta mediante la cual se supone que el que no firma no tiene cargos que sobrellevar, el funcionario logró escurrir el bulto y dejar en otros, el oficial Mayor y el subsecretario de Egresos de la Sefiplan, la encomienda de aclarar las dudas que se establecieron desde que la Auditoria Superior de la Federación reportó severas inconsistencias en los manejos del Fondo.

Así pues, con la decisión de cesar a los dos funcionarios menores y dejar en el limbo al directamente responsable del sector, se abre espacio para el suspenso, la suspicacia y el escepticismo en los alcances de la decisión gubernamental por aclarar el señalado manejo de los dineros públicos.

Si el secretario de educación del estado reconoce las inconsistencias y detalla las acciones que ha tomado para subsanarlas, realmente no parece hacer sentido el negarlas. Por ello es que resulta de enorme importancia que sea el propio funcionario quien salga a dar la cara y aclare ante la ciudadanía el estado de las cosas en la dependencia