Política

Esconder la verdad. ¿Por qué?

febrero 23, 2014

A contrapelo de la voluntad de los gobernados, la empresa brasileña Odebrecht reunida con dirigentes empresariales presenta formalmente el proyecto con los argumentos de una versión interesada y amable. Proyecto que tiene la decidida oposición de los habitantes de Jalcomulco otros poblados de la cuenca del río Pescados.

Desde hace meses existe un diferendo entre el gobierno y la sociedad sobre la prudencia de tal proyecto. La s versiones empresariales y semioficiales argumentan que con tal construcción se surtirá de agua a la capital Xalapa. Afirmación inverosímil porque supone el imperativo de bombear para subir el agua varios kilómetros y hacerla llegar al depósito elevado de la urbanización para de ahí distribuirla por gravedad. Absurdo.

Con todo y la debilidad argumental, la obra sigue invasiva y altera aún más a los agraviados habitantes de la cuenca que, por lo demás, están movilizados.

El argumento de la dotación de agua es deleznable, sobre todo porque existe alternativa para traerla por gravedad de Perote.

¿Porqué la insistencia entonces? Si la provisión de energía de la ciudad de Xalapa no precisa de fuentes adicionales y la provisión de agua tiene mejores alternativas por baratas y racionales, ¿qué hay detrás de la iversión?

Hay quienes pensaron que es un paso hacia la privatización del recurso del agua. Cosa más que posible toda que hay una muy fuerte corriente entre corporaciones para hacer de los recursos acuíferos un bien privado. Es posible, sí, pero aún es improbable. Por lo pronto.

La construcción de la hidroeléctrica está mucho más asociada a las necesidades de alimentación de energía para un proyecto de parque industrial cercano a la ciudad comercial administrativa de Xalapa. Un parque industrial en la zona de Cerro Gordo que se tiene entre manos explícitamente desde 2011. Hasta el año pasado los empresarios señalaban como omiso desinteresado al gobierno por hacer nada en esa dirección.

La invasiva presencia de Odebrecht en Jalcomulco obedece a ello.

Queda por responder por parte de las autoridades el porqué han dicho nada al respecto. ¿Porque lanzar falsas banderas y razones? ¿Porqué ocultar las verdaderas razones de negocio? ¿Qué es lo que no se desea sea sabido? ¿quién gana y quién pierde en este juego de espejos y verdades pequeñas y grandes vacíos de información?