Política

Advierte investigador del ITO brote de nuevas enfermedades debido a alteraciones climáticas

junio 27, 2013

Orizaba, Ver.- El cambio climático provocó, al menos en la zona centro del estado, la extinción de diversas especies frutales, legumbres y verduras, pero además permite la aparición de enfermedades poco comunes, como casos de dengue en regiones frías, “los transmisores mutaron, se adaptaron a nuevas condiciones climáticas y eso es grave”, señaló el investigador del Instituto Tecnológico de Orizaba, Claudio Sánchez Jiménez.

Sánchez Jiménez revela que el cambio climático, “no sólo modifica los ciclos del clima, sino que además trae consigo nuevas plagas, especies vegetales en peligro de extinción, pero además la presencia de nuevas enfermedades que se adaptan”.

Todo esto, explica, “se debe a los cambios estructurales en las cadenas biológicas”, por ejemplo, señala que en la zona de Orizaba, “el chinene –especie de aguacate que se produce en la región–, ya se considera en peligro de extinción, el cambio climático ha puesto en peligro algunas especies”.

El cambio de las condiciones atmosféricas, continúa, “ejerce una presión biológica, ecológica y ambiental, que ha dejado morir algunas especies que son propias de la región, problema en que también entra el cambio de uso de suelo. Por desgracia la población todavía no termina de comprender las dificultades tan graves que trae consigo el cambio climático, de manera que en la actualidad, en la región se han empezado a presentar algunas plagas que afectan diferentes especies vegetales y ello también contribuye a que se generen condiciones –naturales– diferentes a las que tradicionalmente tenemos”.

Otro de los ejemplos que hay en la zona, explica, “es el mosco trasmisor del dengue, que no es natural de la región de Orizaba, ahora con el cambio de clima que se tiene, –elevación en la temperatura por ejemplo–, provoca que se aloje casi a la perfección porque hubo un cambio en el clima y temperatura, antes estaban en la costa, ahora llegan a la región se aclimatan y se quedan, eso no era normal”, indicó.

Aseguró que el cambio climático, “genera nuevas enfermedades y plagas, que se adaptan al nuevo entorno, se aclimatan a las corrientes de aire, a las tormentas, traen especies que finalmente aquí se van quedando y que todo esto puede generar problemas de salud severos, porque son males desconocidos”.

Tenemos casos, dijo, como la gripe aviar que se arraiga en estados de la República en donde no se tenía registro de ello, hay problemas de garrapatas, pulgas y piojos, que han resurgido por los cambios en nuestra forma de vida además por la constante movilidad de un sitio a otro sumada a la llegada de especies animales y vegetales que nos pueden traer males y plagas”, explicó.

Sánchez Jiménez informó que el fenómeno no es privativo de la zona de Orizaba, pues sucede en otras partes del país y el mundo. Los trastornos de temperatura ambiental se presentan a diario, “sobre todo porque por ejemplo hay nevadas en esta época en el Pico de Orizaba cuando no son comunes, por lo regular se registran en septiembre”, añadió.

El investigador advirtió que las lluvias cada vez son más intensas y por periodos más prolongados, hoy la amenaza de mayores huracanes y ciclones, debe ser tomada en cuenta por las autoridades competentes, pues son un llamado de alerta a tiempo por las condiciones que pueden generar.