Política

Jóvenes serranos que migran a EU vuelven adictos; 20% de desintegración familiar

mayo 27, 2013

Orizaba, Ver.- La migración indígena, especialmente a los Estados Unidos, alcanza ya hasta 30 por ciento de la población, el fenómeno incrementó la desintegración de por lo menos 20 por ciento de las familias de las regiones serranas y convirtió a los migrantes en adictos a drogas en aquel país, “el problema es grave”, reconoce Ignacio Romero, representante de la Unión de ejidatarios del valle de Tuxpango, organización no gubernamental.

Los que se han ido, dice el entrevistado, “en su mayoría es gente joven, son los que se ilusionan más, quieren ir a buscar mejor calidad de vida a modo de que estén mejor”, aunque que hay contradicciones en el hecho: “pero también se ha incrementado la desintegración familiar”.

La migración provoca que dos de cada diez familias de migrantes se desintegren: “hay muchos jóvenes que se dejan caer en los vicios. Allá abunda la venta de cerveza, droga, caen en esa trampa y ahí se queda el dinero que pueden ganar y enviar a su familiares. Son pocos los que envía dinero a su familia, hay algunos que hacen su casita y se compran su carro, pero los que caen en el problema, pueden pasar hasta diez años y no hacen nada, están trabajando para mantener sus vicios”.

En otros casos se hace un círculo, los migrantes “se van a Estados Unidos, obtienen dinero para vivir bien, se regresan a su tierra, se acaban ese dinero y van de vuelta para aquel país, así están yendo y viniendo. Eso no debería de pasar, mejor que busquen las condiciones de trabajo en el país”.

La migración se registra en toda la sierra, “pero se acentúa en la zona cañera en municipio como Tezonapa, Omealca, Cuitláhuac entre otros”, aunque no descarta los que se integran en la parte alta de la sierra de Zongolica, “el problema es generalizado, pero en esa región es la que ocupa el primer lugar”.

La pobreza y la falta de empleo “son las principales causas de migración, algunas familias se mantenían de la venta de carbón, pero ahora como el problema de la deforestación ya avanzó, pues es más difícil que tengan en donde trabajar”. Estimó que México, “no ofrece condiciones de trabajo sustentable. Se trabaja para mal comer, es muy difícil que se tenga una estabilidad económica”.

En base a ello se calcula que la zona centro del estado, es una de las regiones del estado que mayor mano de obra exporta a los Estados Unidos, “porque no hay oportunidades para tener una estabilidad económica. Las condiciones económicas son bastante difíciles en la sierra, no hay trabajo, no hay apoyos para generar proyectos productivos, y hay mucha hambre, es un problema bastante difícil que no ha podido ser atendido y por eso es que hay mucha migración, por eso los jóvenes prefieren irse a los Estados Unidos a quedarse en la sierra en donde los problemas económicos en vez de disminuir crecen de manera importante”.