Política

Acusan a alcalde de Banderilla de negarse a pagar salarios caídos y presumir influencias

mayo 26, 2013

Ex trabajadores del ayuntamiento de Banderilla pidieron al Congreso del Estado no olvidarse de su caso, mediante el cual el Tribunal de Conciliación y Arbitraje ya pidió proceder contra el munícipe, Francisco Hernández Loeza, quien se ha negado a cumplir con el laudo que obliga al pago de salarios caídos. “Ojalá y que los diputados no le den carpetazo a este asunto y lo dejen en manos de la próxima legislatura, porque entonces sería comenzar de nuevo”, expresaron.

Recordaron, que el Tribunal de Conciliación y Arbitraje solicitó a la Legislatura, el desafuero del presidente municipal, por incumplir sentencias laborales, pero no se ha avanzado en este caso, ni en otros similares que hay en otros ayuntamientos.

Sin embargo, el grupo de ex trabajadores reprochó que el asunto permanece estancado y no se ve voluntad de los legisladores ni de los magistrados por darle seguimiento al caso, y el alcalde se justifica diciendo que no hay dinero, y que tiene muchos diputados amigo que no lo van a desaforar.

Si bien, reconocieron que el problema fue originado por el ex alcalde Fidel Cruz, lamentaron que el actual presidente municipal no ha mostrado voluntad de resolver el asunto y sólo busca prolongarlo para heredarlo a la siguiente administración. “La situación que enfrentamos es desesperante, dado que ya pasaron cinco años sin trabajar, porque fuimos cesados injustamente durante la administración del ex presidente municipal Fidel Cruz”, agregaron.

En su momento, al entonces alcalde Fidel Cruz, ni al actual Francisco Hernández les importó que había jefes de familia y trabajadores con más de 20 años de antigüedad, por lo que reiteraron su petición al Congreso del Estado para hallar una solución a este conflicto.

Comentaron que en varias ocasiones han planteado propuestas al alcalde actual para que les paguen sus indemnizaciones y salarios caídos, pero se ha negado bajo el argumento de que no cuenta con recursos, sin embargo, denunciaron que la Comisión Municipal de Agua y Saneamiento (CMAS) de Banderilla se ha convertido en una caja chica, pues las personas que acuden a pagar sólo les dan como recibo una hoja de libreta con una firma.

También acusaron que durante este año se cambiaron casi todos los medidores de agua, donde se le pedían 750 pesos por vivienda, sin ningún tipo de recibo.