Líderes del SNTE canjearon por canonjías captura de Elba Esther
marzo 01, 2013 | Fernando Inés Carmona

Orizaba, Ver.- A Elba Esther Gordillo Morales “el SNTE ya la dejó sola. Canjearon su aprehensión, para conservar las canonjías y el control del sindicato, pero además la sumisión sindicalista abrirá la puerta para privatizar sin problemas la educación pública”; incluso, “se corre el riesgo de desaparecer el escalafón”. En Veracruz, tanto la sección 32 como la 56 se sumarían a la nueva versión con la que se manejará el sindicalismo magisterial.

El profesor Jorge Cruz Ibáñez, vocero en la zona centro del estado de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) planteó que la actual dirigencia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), ya marcó su distanciamiento con la ahora ex presidenta del consejo nacional de esa agrupación, “de plano la están dejando sola”.

“Con la elección del profesor Juan Díaz de la Torre como presidente del Consejo General Sindical para el Fortalecimiento de la Educación Pública, queda muy claro que la dirigencia del SNTE ya se desmarcó, pintó su raya y pusieron distancia en el problema que ella enfrenta” señaló.

En este sentido agregó que las acciones demuestran que ya hay un rompimiento entre la cúpula del SNTE y la ex lideresa, “en el SNTE prefirieron mantener sus canonjías, que además el gobierno los reconozca como interlocutores entre el estado y los maestros para con ello poder mantener la relación laboral. Eso es un hecho: ya la dejaron sola”.

Con ello, considera el centista que el mismo Estado mexicano instala una dirigencia sindical, es decir, “un sindicato blanco que seguirá sin mostrar un espíritu de lucha por los trabajadores pero que a cambio mantendrá los ingresos de las cuotas sindicales, las canonjías, los maestros comisionados, es decir, el escenario será el mismo, lo único que cambian es la actriz principal”.

En su opinión, esto ya sucede en las secciones sindicales de los estados, “sólo en aquellas afines a la dirigencia nacional del SNTE”, pues ya están en el análisis de la estrategia para desmarcarse pero sin que se vea como una traición a la maestra, por lo que tratan de presentarlo como un acto de defensa de los derechos de los trabajadores de la educación”.

El trasfondo político de esto, consideró Cruz Ibáñez, no sólo era derrocar a Elba Esther, lo que ya consiguieron, sino además amainar las protestas contra la reforma educativa “y lograr que la cúpula sindicalista respalde la reforma educativa, lo que ya sucedió hoy (ayer) con las declaraciones de Juan Díaz de la Torre, quien ya se entregó al gobierno diciendo que el SNTE avala la reforma educativa”.

Este espaldarazo, considera, permitirá que la reforma educativa entre de lleno en la educación pública “para iniciar el proceso privatizador, pero además en el interior del sindicato el escalafón va a desaparecer porque ahora será la Secretaría de Educación Pública la que va a controlar los movimientos en las plazas laborales. Todo esto es lo que va a traer el respaldo del SNTE a la reforma educativa”.

En tanto, la CNTE también va a iniciar un proceso de análisis de las condiciones políticas que atraviesa el sindicato “para que podamos definir una postura, pero es un hecho que se rechaza la actitud que ya asume la dirigencia nacional del SNTE porque será la continuidad del entreguismo del sindicato, pero con diferentes actores”.

Las fotos del día