Política

Robo de agua en colonias marginales del Puerto causa conflicto entre habitantes

febrero 27, 2013

Veracruz, Ver.- Las tomas de agua clandestinas instaladas por habitantes de varios asentamientos irregulares de la zona norte de la entidad han afectado a los vecinos de la colonia Reserva 2, quienes padecen carestía de agua.

Son las colonias Santa Teresita y Las Torres las que representan más desvío del agua a través de tomas clandestinas que bajan desde la Reserva 2 por medio de redes que se realizan con mangueras para llevar el líquido hasta sus viviendas.

Sin embargo, esta situación provoca además la generación de fugas que terminan formando lagunas de lodo en varios puntos de los asentamientos irregulares. Vecinos de la Reserva 2, quienes prefirieron no revelar sus nombres por temor a represalias, indicaron que en varias ocasiones se han quedado sin el servicio de agua por este tipo de modo de obtener el agua de forma ilegal.

“Las autoridades no se dan cuenta o fingen no hacerlo, nosotros sí pagamos el servicio y también somos de escasos recursos, y qué necesidad tenemos de estar guardando agua, porque hay ciertas horas en las que se va porque no alcanza para surtirnos a nosotros y a toda la gente de allá abajo que la toma de forma clandestina”, explicó una de las habitantes del sitio.

Además, en la terminal de los camiones de las rutas de la Reserva, se presentan grandes encharcamientos ocasionados por la constante presencia de agua que brota desde debajo de la tierra, pues las mangueras que la transportan están enterradas.

Algunos ciudadanos reconocieron que se intenta reparar las fugas con un trozo de tela o cinta, sin embargo no en todas las ocasiones funciona, y consideraron que aunque estén de forma irregular, merecen los servicios necesarios para tener una calidad de vida más adecuada.

Estas colonias forman parte de un marcado cinturón de miseria ubicado en la zona norte del puerto de Veracruz, donde cientos de familias viven de forma irregular en terrenos que no son suyos, en viviendas de láminas y lonas, sin servicios básicos y donde la delincuencia está a la orden del día.