Política

Votar en México es más necesario que nunca

abril 09, 2012

Durante ya algunos años hemos visto en los diversos medios de información a expertos hablar sobre las posibilidades de promover campañas de votos nulos, muchos puntos de vista pueden surgir al mencionar algo tan “radical” como este tipo de propuestas, sin embargo, creemos que no dejan de ser una visión de resentidos, no otra cosa.

Hace algunos días, me encontré un video interesantísimo del cual pretendo hacer una serie de cuestionamientos para que podamos reflexionar y decidir si es conveniente votar o no votar.

En el video varios “intelectuales” como Denisse Dresser planteaban sus argumentos del porqué es necesario tener una campaña de votos nulos y en el caso particular de esta “polémica” mujer, ella argumentaba que la elección de un voto no puede basarse en una reflexión de “elegir al menos malo”.

De alguna manera comienza enunciando que nuestro sistema político sólo fue pensado para la rotación de una clase política y no para rendir cuentas, el problema radica en que ella comienza a desligar a los hombres comunes de sus figuras públicas, habla de la imposibilidad de elegir a un candidato bajo estas circunstancias, por lo que por mucho que tengamos en mente un candidato mesiánico, lo mejor es no elegirlo porque el sistema está tan corrompido que no tendrá caso alguno, nada cambiará. A este punto podemos decirle de manera abierta a su sistema de pensamiento, que no es una salida tan fácil la que expone, denuncia y sólo se queda en eso, el problema radical de los “intelectuales consolidados” es que creen que hay un mañana y no saben cuál es la solución al embrollo, es como si se conformaran con sólo hacer un contrapeso a la balanza enunciando lo que “está mal”, como si esto realmente emitiera un cambio, haremos un paréntesis diciendo que esto es una falacia enorme, el video es de 2009 y en tres años no le hemos conocido propuestas serias que posibiliten el cambio que ella anhela.

Después tiene la grandiosa idea de mencionar una analogía (que por cierto no es suya) que a nuestros ojos nos parece una salida o muy tonta o muy inteligente, ahora veremos por qué:

La analogía es más o menos la siguiente: votar por el menos peor, es como escoger las frutas menos podridas, sin embargo es nuestra obligación exigirle al vendedor que nos ofrezca productos de calidad y no comprarle es un buen inicio. Sin embargo, continuando con esta analogía tan infantil, podemos decirle que al vendedor poco le importa si no le compramos, pues llegará alguien o muchos más que sí comprarán, pues dejando las utopías de miles unidos para no comprarle, él tiene ya una clientela ganada, un cierto número de personas que nunca le dejarán de comprar. ¿Se habrá preguntado esto Denisse? Yo creo que no.

Por otro lado, esta analogía nos parece incluso ofensiva y ridícula puesto que primero dice que la clase política está en otro nivel de la sociedad y que no hay que identificarse con ellos, pero si pueden identificarse con ella, ya que les propone algo, endulza los oídos y además usa comparaciones que nos son entendibles, todos compramos frutas. No sé si ella pueda dimensionar esto y que el hecho de que siendo figura pública se posicione en un determinado lugar imaginario donde ella es la que sabe, por tanto, es necesario apoyar sus ideas, un ejemplo de ello la campaña del voto nulo antes mencionada.

Sin embargo, nuestro planteamiento es un poco más realista, pensamos que votar es una opción, elegir un candidato, por muy podrido o corrupto que esté un sistema, puesto que es incluso necesario hacerlo como un acto catártico, como un examen de consciencia, y de un compromiso que tenemos que afrontar si realmente pensamos en realizar un cambio, Aclaramos que no es un planteamiento parecido al de las campañas del IFE, puesto que nosotros creemos que es un Acto de Catarsis, vemos los deslices de los candidatos, se enteran sobre lo que realmente son o quieren hacer sólo cuando les sacan “sus trapitos al sol”, la gente se indigna pero y ¿luego? ¿Anular el voto es una forma de solucionar esto? ¿Es incluso una salida catártica?, consideramos que no soluciona y que tampoco es una salida, la gente tiene un compromiso social que es votar, ante tal escenario porqué no elegir a uno, el menos podrido, plantear esto es elegir a uno de los menos peores, identificarnos con su propuesta política, con sus ideas, para decirle a los otros tres o cuatro o cinco o seis candidatos que uno no está con ellos, que esa indignación que les causa hará que el ciudadano elija a otro candidato. Por lo menos, para comer algo, para no morirnos de hambre (retomando la analogía del tendero) o usted: ¿Qué piensa?