Política

Persiste acoso de militares en zonas indígenas, denuncia el FDOMEZ

enero 27, 2012

El Frente Democrático Oriental Emiliano Zapata (Fdomez) denuncia persecución y acoso por parte de militares en contra de las autoridades de las comunidades indígenas y “han estado dando seguimiento policiaco en nuestras actividades político-organizativas”, con ese hostigamiento incluso han montado en plena sierra un campamento, lo que pone en riesgo a las comunidades de la Huasteca veracruzana e hidalguense.

Miembros del Fdomez al denunciar el hostigamiento por miembros del Cisen, (Centro de Investigación y Seguridad Nacional), militares y paramilitares hicieron un recuento de hechos; señalaron que el acoso inició desde agosto del año pasado, el Ejército llegó disparando en una casa de Chapopote, municipio de Chalma, “muy cerca de nuestra casa campesina-popular y después de la brutal irrupción el aparato de inteligencia difundió rumores de una inexistente relación de los acontecimientos del fuero común federal con nuestra organización, intensificó patrullajes, retenes en torno a las comunidades organizadas, así como los interrogatorios a los habitantes de esta región y a nuestros compañeros”.

A finales de agosto del año pasado en la propiedad privada denominada La Condesa, ubicada en el municipio de Chalma, propiedad de los hermanos Lara, hallaron una fosa clandestina con cadáveres y detuvieron a quienes la habitaban. Ese día desde la madrugada en operativo policiaco-militar rodearon por completo la comunidad organizada de Francisco Javier Mina con más de 25 vehículos del Ejército federal y de policías, por el simple hecho de colindar con la propiedad privada de La Condesa.

Y aunque fue así, medios locales impresos difundieron erróneamente que la fosa clandestina se encontraba en terrenos del Nuevo Centro de Población Ejidal Mártires 21 de Julio, ”comunidad organizada en nuestro frente (Fdomez-FNLS) a partir de este acontecimiento de la delincuencia organizada y el aparato represor del Estado, el Ejército federal entra en dos ocasiones a la comunidad de 21 de Julio de manera violenta interrogando a nuestros compañeros; patrullajes y retenes en la carretera y terracería que conducen tanto a 21 de Julio como a Francisco Javier Mina, ambas del Fdomez”.

A finales de 2010 y principios de este año ha habido retenes, patrullajes de policías y Ejército, asimismo sobrevuelos de helicópteros de la Marina y del Ejército.

También denunciaron que en diciembre la organización tendría un encuentro nacional de intercambio cultural-académico entre jóvenes, que se llevó a cabo en Chiapas, antes de la salida llegaron miembros del Cisen a pedirle al dueño del transporte y “le ofrecieron dinero para que les permitiera que se infiltraran en el autobús y así poder escuchar las pláticas que tuviéramos”.

No quedaron conformes y regresaron, pero “se logró abordar a uno de los elementos del Cisen, quien al pedirle que se identificara proporcionó su identificación de elector y responde al nombre de Sabino Pérez Hernández, originario del estado de Querétaro, Querétaro, domicilio, calle Río Querétaro número 108 20; colonia La Sierrita 76 154 Folio: 071806479; año de registro: 2002-03; clave de elector: PRHRSB71123013H700; estado 22; municipio 014; localidad: 0001; sección 0416; edad: 30; sexo: H”.

Incluso, dijeron que algunos medios de comunicación también están presionando a la organización, como fue una nota de un periódico de Hidalgo en el que afirmaban el fallecimiento de un miembro de la organización, cuando no era verídico”.

También “otro elemento de hechos de vigilancia policiaco-militar de que hemos sido objeto como organización política, el 2 de enero de este año 2012, los habitantes de las comunidades deTohuaco II y Tohuaco Amatzintla descubrieron un campamento militar y paramilitar en la cúspide del Cerro Tres Cruces del ejido de las comunidades en mención, es un lugar estratégico para vigilar desde ese punto nuestras actividades políticas, sociales, culturales y deportivas en el Campo Mártires Agraristas que realizamos en los días 15 y 16 de septiembre.

En las mismas comunidades hay un lugar de entrenamiento de bandas paramilitares o grupos de choque para confrontar a las comunidades organizadas, hubo ocasiones que los habitantes de Tohuaco II se percataron que bajaban del cerro de las Tres Cruces gente encapuchada por las noches sobre la terracería para intimidar a la población.