Política

Operativo de “rutina” en Cereso de Poza Rica provoca alarma entre la población

enero 19, 2012

Poza Rica, Ver.- Un operativo de elementos del Ejército, Marina y PFP en el Cereso de Poza Rica causó sorpresa entre la población la mañana del miércoles, luego del cierre de las calles aledañas al palacio municipal, que se encuentra a escasos metros del centro penitenciario.

Aproximadamente a las 6 horas, elementos de las fuerzas federales llegaron al reclusorio para realizar un operativo de rutina, cerraron las calles Cedro y 8 Norte hasta llegar al bulevar Adolfo Ruiz Cortines y fue hasta después de las 9:30 horas cuando procedieron a retirarse del lugar y abrieron la circulación de las calles.

El cierre de estas importantes vías de comunicación bloqueó el acceso al estacionamiento del palacio municipal y del palacio administrativo, donde los ediles, empleados y ciudadanos estacionan sus vehículos, además que a su llegada los empleados municipales debieron mostrar una identificación para ingresar a las oficinas.

En tanto, los directivos de la Escuela Primaria María Enriqueta, ubicada en contraesquina del palacio municipal y del reclusorio, determinaron suspender las clases en el turno matutino debido al movimiento de las fuerzas armadas en el lugar, reiniciándose las clases en el turno vespertino.

De acuerdo con versiones de los empleados del ayuntamiento de Poza Rica, algunos fueron avisados desde temprana hora sobre la llegada de un convoy de cuando menos 25 unidades entre camiones y camionetas del Ejército, Marina y Policía Federal.

“Vimos que rodeaban el palacio municipal, no sabíamos a qué iban, sí nos sorprendimos y, sobre todo, nos dio temor de que algo pudiera suceder, algunos compañeros estaban temerosos, pero no sucedió nada, se nos permitió a todos ingresar a nuestros centros de trabajo, sólo que no se permitió salir del palacio administrativo a quienes ingresaban, de hecho tuvimos que presentar alguna identificación para que se nos permitiera el acceso a nuestros centros de trabajo”.

Sorpresa y expectación causó entre las personas que a temprana hora arribaron al palacio administrativo y municipal para realizar trámites o el pago del impuesto predial que por cierto no pudieron abrir a la hora estipulada porque el acceso fue restringido durante el tiempo que las fuerzas federales estuvieron en el lugar.

Después de las 9:30 horas procedieron a retirarse, de igual manera se reanudó el paso de los vehículos por las calles mencionadas sin mayor problema.

Poco después de las 13:00 horas se observó un convoy de patrullas de la PFP y policía estatal sobre el bulevar Adolfo Ruiz Cortines a la altura de la clínica San José, aunque poco después se retiraron.