Política

Militares en las calles, consecuencia de la violencia y no su origen: Segob

enero 11, 2012

Contrario a la impresión que tienen ponentes del extranjero y grupos sociales, el titular de la Secretaría de Gobernación (Segob), Alejandro Poiré Romero, afirmó que “México no está en guerra”, se trata de una estrategia integral de seguridad y anunció que el Ejército y la Marina continuarán en los estados y los municipios para afrontar al crimen organizado, “porque hasta hoy en donde han estado las fuerzas federales hay una disminución de los niveles de violencia”.

En el marco de la inauguración del Foro Seguridad con legalidad, organizado por las universidades Nacional Autónoma de México y Veracruzana (UV), la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) y el gobierno del estado, en su discurso subrayó que en “México no hay guerra, se trata de garantizar seguridad para la población y llevar ante la justicia a los delincuentes, siempre con apego al respeto de los derechos humanos”.

Por ello calificó como “inaceptables” las afirmaciones que aseguran que en lugar que ha pronunciado que en lugar de adoptar las medidas necesarias para reformar y fortalecer las deficientes instituciones públicas, el gobierno decidió emplearlas para llevar adelante una guerra en contra de las organizaciones delictivas, eso “es mentira porque el gobierno se ha concentrado en la labor de reformar y limpiar, reformar y fortalecer las instituciones de la seguridad y el estado de derecho en el país”.

De no haberse hecho así, el pretender transformar y fortalecer las instituciones para después combatir a los criminales hubiera mantenido sometidos a los mexicanos “y estaríamos en el riesgo y en la perversión de la corrupción”.

Con una hora de retraso, el secretario de Gobernación recalcó que las acciones emprendidas se realizan siempre poniendo en primer lugar los derechos humanos, y anunció que ayer se envió la respuesta al informe que presentó hace dos meses la organización Human Rights Watch (HRW) por las observaciones a las violaciones a los derechos humanos cometidos por elementos de las fuerzas federales.

Sin embargo, considerando los datos de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), expuso que muy pocas quejas resultan ser recomendaciones por violación de derechos humanos: de 2007 a 2011 hubo 5 mil 814 quejas contra la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), sólo en 90 casos se han encontrado elementos para emitir una recomendación, es decir, sólo en 1.5 por ciento hubo una violación a los derechos humanos. Mientras que de las quejas contra la Secretaría de Marina (Semar), 1.8 por ciento de los casos fueron violatorias a los derechos humanos.

Así, dijo que la presencia de las fuerzas federales es una consecuencia de la violencia que había y no en el sentido contrario, como se ha dicho, porque con la presencia de la Marina y el Ejército hay una disminución de la violencia, entre los ejemplos está Tijuana, donde se disminuyó 77 por ciento de los homicidios, al igual que en Veracruz y la Comarca Lagunera.

De las estadísticas de la lucha del crimen organizado, refirió que de septiembre de 2010 a junio 2011, el Ministerio Público de la Federación despachó 113 mil 68 averiguaciones previas por delito del fuero federal, de las cuales se dictaron 24 mil 251 sentencias condenatorias, se han capturado más 6 mil 500 presuntos secuestradores y se han detenido a 466 prófugos de la justicia de diversos países.

Asimismo, continuará de manera temporal las fuerzas federales en los estados y en los municipios, para que estos puedan depurar a sus policías, “el gobierno federal continuará apoyando para mantener la seguridad y así... podremos construir el México seguro, un México generoso, un México de Oportunidades”, señaló el funcionario federal.