Política

Se pronuncia Iglesia por acabar el crimen con la educación de calidad

diciembre 13, 2011

Coatzacoalcos, Ver.- En contraste con la propuesta del presidente Felipe Calderón del combate frontal a la delincuencia organizada a través de las fuerzas armadas, la iglesia católica anunció que, junto con otros sectores de la sociedad, impulsará alternativas para combatir la violencia exigiendo una “educación de calidad con base en valores” que lleve a mejores oportunidades de empleo para la población y se disminuya la brecha de pobreza.

Ayer, durante la misa de la celebración de la Virgen de Guadalupe, el obispo de Coatzacoalcos, Rutilo Muñoz Zamora, hizo una reflexión sobre el momento que vive el país, donde “la violencia se ha vuelto inhumana y aunque los ciudadanos la quieren hacer a un lado o ignorarla, ésta se encuentra latente”.

Refirió que la realidad actual del pueblo mexicano, con las medidas del combate armado al crimen organizado, “es complicada” pues en todos los niveles, la sociedad está vulnerada por el secuestro, la extorsión y la violencia.

Pidió a los fieles católicos no tratar de ignorar la “situación de injusticia” que padece el país y hacer fuertes los lazos de la comunidad, recuperando los espacios que han invadido los grupos delincuenciales, especialmente trabajando dentro de las familias para recuperar el tejido social.

“Vivimos en una situación de injusticia, hay que recuperar los espacios que han querido quitarnos, pero no vamos a quedarnos impasibles, todos hemos tenido que vivir los diferentes grados de violencia que hay en el país; sufren amenazas, extorsiones, secuestros, violencia, han perdido hasta familiares pero hay que seguir luchando por el cambio”.

Reflexionó que los jóvenes son la población que más está siendo impactada por la violencia y los cuales incluso perdieron su parte humana y ahora “las nuevas generaciones están vacías, sólo buscan la satisfacción económica pero no la espiritualidad”.

El prelado dijo que 70 por ciento de la población mexicana es católica, pero ya muy pocos son activos, por eso se perdieron algunas valores como la justicia y la caridad. Muñoz Zamora informó que los obispos están dando a conocer su mensaje de navidad, donde “Cristo Jesús es la fortaleza”, pero también manifiestan que van a colaborar con los diferentes actores para que se impulsen reformas que mejoren la “calidad de la educación”, recuperando materias de valores y civismo.

“Tenemos una campaña de oración permanente pero debemos seguir trabajando en la educación, en los valores de las familias, hay que seguirla acrecentando en todas las parroquias y grupos; los obispos también hemos manifestado que ese mismo trabajo se tiene que hacer con todos los actores de la sociedad, para ir poniendo nuestra parte en la recuperación del tejido social”.

El obispo de Coatzacoalcos indicó que se tiene que trabajar en la educación ya que es la única forma de crear “bases fuertes” para que la población obtenga mejores oportunidades de empleo y con esta evitar que caigan en grupos de la delincuencia organizada. “La educación es una de las mayores lagunas que tenemos en México, es una educación que no ha respondido a lo que demandamos plenamente y esto lleva a la falta de oportunidades de trabajo. Desde nuestra perspectiva, la educación debe ser integral tiene que cuidar los valores humanos, morales y espirituales, solo se ha buscado el desarrollo a nivel de la ciencia y tecnológia pero se han descuidado otras partes”.

Muñoz Zamora indicó que los obispos han reflexionado que la educación debe ser el eje rector del combate a la violencia y delincuencia, respetando el estado laico y la libertad de culto de cada persona, pero con una nueva orientación de los planes de estudios. “Nosotros vamos a entrar un diálogo con todos los actores públicos para que se revisen los programas que hay a nivel de toda la nación, partiendo de la educación de los padres de familia; hay muy pocos mexicanos que pueden llegar a una educación de elite o a una profesión, hay un rezago muy fuerte en las oportunidades para estudiar en México”.

Asimismo, refrió que la Iglesia plantea un cambio en el lenguaje de la población, para evitar la violencia en todos sus niveles.