Política

Rescoldos de la hoguera

noviembre 07, 2011

Ante los llamados reiterados de los encargados del gobierno en todos sus niveles de atender las notas positivas de nuestra realidad diaria, convocatoria que ha hecho efecto en buenas amistades que nos insisten en tomar una actitud optimista, me declaro claudicante ante la situación provocada por la cercanía del proceso electoral, que hace surgir las figuras descarnadas de la mayoría de los políticos involucrados y sus dirigencias sin distinción de siglas, evidenciando que se encuentran muy distantes de la seriedad y ética que demanda el momento. Se sustituye el principio universal de una conducta personal que sustente la aspiración de participar en política, donde el comportamiento histórico en responsabilidades profesionales, logros académicos, puestos públicos, se sustituye por la cercanía y supuesta simpatía en la interlocución con agremiados, simpatizantes y ciudadanía por el hecho de contar con el respaldo de personajes y grupos de poder que de esta forma participan con la finalidad de conservar su vigencia.

Sólo así se explica la permanencia del profesor Moreira al frente del PRI, personaje digno de otra era y escenario por su chabacanería y carencia de recursos ideológicos, repondiendo con la asignación de apodos e insultos ante cualquier mención que considere crítica hacia su persona o partido. No se le ocurra referir a su pasado magisterial y liga directa con la profesora Elba Esther Gordillo en busca de actitudes educadas y pertinentes, mucho menos si le inquiere acerca de los 32 mil millones que deja en suspenso en el tejado translúcido de su sustituto por un año, quien quemó incienso a su creador en su último informe de gobierno, siendo aclamado por la concurrencia al acto que inexplicablemente aplaude el abuso y desfachatez de dejar a su propio hermano en un continuismo atroz que gobernará con resultados similares, en la urgencia de tapar en lo posible los agujeros que le quedan de herencia, haciendo uno más grande. Fuera del recinto, hordas femeninas lucieron su concepción del diálogo con grupos opositores, entre ellos diputados locales del PAN quienes se atrevieron a reclamar el quebranto económico, siendo observados por efectivos de la policía estatal, obviamente con personal que no ha pasado los exámenes de confianza.

Quien sí muestra confianza quizás animado por sus encuestas favorables es el señor Peña Nieto, quien declara respaldando al señor Moreira, sin dar oportunidad a conocer el resultado de la investigación que ya ha dejado en proceso penal al ex secretario de Finanzas Javier Villarreal quien en tiempo récord alcanza su libertad bajo fianza, eso sí, cumpliendo con la ley que castiga a quien por hambre roba un bolillo y protege a truhanes que saquean millones del dinero del pueblo, en este caso falsificando documentos de la Legislatura local que permitieron obtener créditos por una bagatela: 5 mil 400 millones, que le han permitido salir de su deshonesta medianía, comprando patrioteramente negocios y propiedades en EU.

Parafraseando a Paco Ignacio Taibo, entramos en temporada de zopilotes, ante la muerte de Ricardo Guzmán Romero, alcalde de La Piedad, Michoacán a manos de asesinos, quienes le dispararon con una escopeta. Políticos del PAN aprovechan el lamentable hecho sangriento que se suma a las miles de víctimas de la violencia imperante para manipular el triste evento en medio de la campaña electoral que repondrá alcaldes, diputados locales y gobernador del estado. Una locuaz candidata Cocoa Calderón repite foxista, la frase: ¿Y yo, por qué?, al denostar al saliente gobernador Godoy, asumiendo que ella debe dar respuestas incluyendo las de la Federación, presumiendo en el lapsus su adscripción al lazo familiar con el Presidente. Evidente ceguera de poder que no le permite concebir la soledad que le traerá el fin del sexenio con el cambio de gobierno, sin percibir que las circunstancias de la guerra la están esperando, si tiene la fortuna dudosa de ganar las elecciones.

Pésima memoria de quienes olvidan los terribles hechos de Tamaulipas con la muerte del entonces candidato a gobernador Rodolfo Torre Cantú, asesinado a unos cuantos días de las elecciones en una emboscada, junto con el diputado Enrique Blackmore y cuatro escoltas, videos filmados escalofriantemente, cumpliéndose apenas un año de estos sucesos, sumidos en la acostumbrada impunidad. La cúpula priísta encabezada por Beatriz Paredes declaró:“…rechazamos y nos llena de indignación lo que observamos como el fermento de una estrategia política de lucro con la tragedia que nos agravia, exigimos respeto a nuestro dolor, a nuestro duelo, y demandamos, sobre todo; justicia”, encontrando consuelo en nombrar al hermano del fallecido, Egidio Torre Cantú, candidato sustituto, convirtiendo las exequias en un destape político sin ningún escrúpulo, llamando a votar en memoria del fallecido. ¿Lucro, acaso?

Como un detalle significativo, en la conmemoración del tercer aniversario del fallecimiento trágico de Juan Camilo Mouriño siendo secretario de Gobernación, Felipe Calderón envía a través de Twitter un recuerdo a quien fuera su amigo y a su familia por estar en Europa, cuestión de la tecnología de nuestro tiempo, mas no contaba que el aspirante Cordero, presunto delfín, le seguiría con otro de su cuenta, dedicándole su aspiración política al difunto madrileño-campechano, aunque en términos de la liturgia católica sería suficiente con una oración o una misa. Claro, se entiende que el mensaje va direccionado a los vivos sin ningún dividendo, ¿cree usted?

Cuando salga esta nota ya se conocerá el candidato de la izquierda mexicana. En un procedimiento especial acordado por los precandidatos se pone a prueba la entereza y confianza de Ebrard y López Obrador entre sí y sus respectivos militantes y no pocos simpatizantes. Dependiendo del resultado, quedarán en la elección en tercer sitio o en otro caso habrá una competencia feroz que hará parecer las elecciones de 2006 como un día de campo.