Política

Merman clima y globalización cultivo de vainilla; se perdió la producción

octubre 24, 2011

Poza Rica, Ver.- 2011 ha sido un año trágico para los productores y beneficiadores de la vainilla porque la producción se perdió por completo debido a las condiciones climáticas imperantes, aseguró Enrique Arzani Ibáñez, productor y beneficiador del aromático en la zona de Gutiérrez Zamora.

Indicó que este no es el único problema que enfrentan, actualmente la obtención va en descenso debido al bajo interés de los compradores internacionales, derivado de los bajos precios en que adquieren la materia prima en otros países; ellos aprovechan las ventajas de la globalización del mercado.

El cultivo se extingue por las políticas agropecuarias actuales, los mercados internacionales y los problemas del cambio climático, y advierte que en 2004 había más de 5 mil industriales en 28 municipios del centro y norte del estado de Veracruz.

Con una superficie de cultivo de 2 mil hectáreas y una producción de alrededor de 200 toneladas, en la actualidad el número de productores no va más allá de 600 con una superficie de sólo 200 hectáreas y una obtención de sólo ocho toneladas en 2010.

Explicó que la infraestructura con que cuenta el estado de Veracruz es de ocho beneficios, con una capacidad instalada de 400 toneladas de vainilla por ciclo, por lo tanto existe un déficit importante, sin embargo el mercado internacional está completamente deprimido con precios que van desde los siete dólares para vainilla de grado de extracción hasta calidades gourmet a sólo 23 dólares por kilo con certificación orgánica.

Agregó que aun cuando en México se tienen salarios más bajos que Estados Unidos y la Unión Europea, está muy por encima el costo de producción en aquellas latitudes, ya que mientras para la India el costo de elaboración de vainilla verde es de sólo 1.5 dólares americanos para la región de Martínez de la Torre, que es de alto potencial, el costo es de 7.5 dólares por kilogramo, los beneficiadores no pueden absorber este sobre precio sin una política pública que genere un esquema de apoyo a la comercialización, como ocurrió en cítrico y café durante el gobierno de Miguel Alemán, o en el caso de la caña de azúcar, donde por muchos años se subsidió la producción.

“Hay la capacidad de producción y operativa para surtir la demanda, porque les cuesta tanto al gobierno federal y al del estado de Veracruz, hacer esquemas que apoyen el fortalecimiento del sector, que si bien no es tan grande como el de cítricos, café o azúcar, históricamente hemos sido reconocidos como la capital mundial de la vainilla, es parte de la identidad de Veracruz, junto a El Tajín y los jarochos”.

–En cuanto al precio, ¿ha subido o disminuido? –se le planteó.

–El costo de producción de vainilla ha ido en aumento, la mayor parte del mismo se refiere a la mano de obra calificada que se requiere para la polinización y el mantenimiento del vainilla, una hectárea requiere de alrededor de 7 mil 200 jornales por año para un óptimo aprovechamiento y rentabilidad, nada más que el costo del jornal en el área de Tihuatlán ronda sobre 200 pesos, en la región de Papantla de 150 pesos, y en la de Martínez de la Torre de 250 pesos.

–¿Cuál es la situación de ustedes?

–Extremadamente difícil, ya que no se ve un repunte internacional del cultivo, en México es escaso el interés por productos naturales, el consumidor desgraciadamente se va más por el precio que por la calidad o inclusive por la responsabilidad social, ya que como sabrás 80 por ciento de los productores son indígenas de la etnia totonaca.

El gobierno federal acaba de publicar una norma de calidad de vainilla, otra de extracto de vainilla y la denominación de origen de la vainilla de Papantla que genera un área protegida a través de la denominación de origen en 28 municipios de Veracruz y 26 de Puebla, sin embargo las dos primeras normas no están a la altura de lo que realmente necesita el sector, sino a la de los fabricantes de productos artificiales sustitutos de vainilla.

Otro problema, explica, es el de la proliferación de empresas trasnacionales que han sacado al mercado productos elaborados con vainilla artificial, como Molino real, Castells, Anita, Panamericana y otros, sin embargo nada se puede hacer al respecto, debido a que son empresas muy fuertes y ellos desafortunadamente no tienen unidad jurídica, por lo tanto la norma se publicó como ellos quisieron.

Lamentó que México no figure entre los principales elaboradores del aromático, por falta de competitividad en los precios de los productos, no por eficiencia.

Sobre el lugar que ocupa el país en la obtención de vainilla, expresó que hace 10 años ocupaban el número 10 en el mundo y actualmente han descendido hasta .06 por ciento de la producción mundial.