Política

Convergentes veracruzanos toman el hotel Holiday Inn en ciudad de México

julio 29, 2011

Córdoba, Ver.- “Desde Veracruz pedimos que Dante y López Obrador saquen las manos del proceso interno de Convergencia”; “Defendamos Convergencia”, fueron parte de las consignas que militantes del partido naranja gritaban el día de ayer en las afueras de conocido hotel de la ciudad de México donde este domingo se llevará a cabo el proceso interno del partido y que además fue tomado especialmente por convergentes veracruzanos para impedir el acceso a Dante Delgado Rannauro.

Entrevistado vía telefónica José Sierra Silva dio a conocer que como parte del movimiento que realizan integrantes del partido Convergencia para impedir la venta de la fracción a Andrés Manuel López Obrador, viajaron a la ciudad de México donde tomaron las instalaciones del hotel Holiday Inn (donde este domingo se efectuará la asamblea) para impedir el acceso a uno de los principales responsables de la venta del partido: Dante Delgado Rannauro.

Sierra Silva recordó, la lucha fundamental de los convergentes no es en contra de una persona en especial, en este caso de Andrés Manuel López Obrador, sino de que al interior del partido exista democracia, que sean los militantes quienes elijan al que irá a las próximas elecciones, es decir, aseguró que quien resulte electo de entre Marcelo Ebrard y López Obrador contará con todo el apoyo, al menos de los militantes veracruzanos, pero que éste sea electo bajo un total proceso democrático mas no de imposición.

Aseguró que muy a pesar de esta pretendida transformación no existe riesgo de que Convergencia pierda el registro, puesto que en la elección pasada obtuvieron más de 75 mil votos que se traduce en 8.5 por ciento de la votación, es decir, rebasan por mucho el 2 por ciento que por ley se requiere para mantener activo a un partido.

Añadió, la serie de movilizaciones que se han dado incluso como la de ayer en la ciudad de México es una postura de inconformidad a los posibles cambios de mañana en el proceso interno, del que además fueron excluidos.

Debido a ello, de la entidad partieron tres camiones con militantes del partido naranja para tomar el hotel, mientras que aseguró, este domingo arribarán más simpatizantes de diversos estados como Oaxaca, Sonora, Baja California, Puebla, entre otros, para impedir que se efectúe el proceso interno.

“Es decir, somos muchos los que no estamos conformes con que se cambie de nombre al partido y mucho menos con que se cambien los estatutos pues son una copia de los estatutos del PT”.

Detalló, el PT tiene una dirección estatal colegiada de cinco personas y sólo existe una dirección distrital en las cabeceras, es decir, las direcciones municipales van a desaparecer.

Cabe recordar que hace unos días hubo un encuentro entre Adrián Ávila y Sierra Silva, en la cual señalaban, se había aclarado la situación en torno a esta pretendida transformación del partido, denominada así por Ávila Estrada, por su parte Silva refirió, tras la asamblea distrital y estatal, Adrián Ávila presentó su renuncia por lo que al menos en el estado el partido se encuentra acéfalo, será este domingo que se nombre un nuevo dirigente.

Finalmente aseguró, los convergentes están dispuestos a llegar hasta las últimas consecuencias, si es necesario a los tribunales para impugnar este proceso.

En la entidad no descartó que haya una desbandada de los que denominan militantes “agachados, servilitos y tapetes de Dante”.

“Desde Córdoba, desde Veracruz, le pedimos a Andrés Manuel López Obrador que saque las manos del proceso interno de Convergencia”, finalizó Sierra Silva acompañado de ediles de su partido de la zona centro.

Aproximadamente a las 16 horas, José Sierra Silva dio a conocer mediante su cuenta de Facebook que habían abandonado las instalaciones del hotel sin que arribara al lugar Dante Delgado Rannauro.

En riesgo, la unidad de la izquierda para 2012 por crisis en Convergencia

La crisis interna en Convergencia arriesga la unidad de la izquierda en las elecciones presidenciales de 2012, “si vamos divididos mejor ni participar”. La pretensión de Dante Delgado de pasar de Convergencia a Movimiento Ciudadano “es un error. No se necesita sólo de un nombre, sino un proyecto de nación”. Además se asegura: “en Convergencia no estamos casados con López Obrador”.

Primero, Jorge Marín Barragán, delegado distrital de Convergencia en la zona de Orizaba, rechaza que haya una crisis en su partido, “el hecho de que el partido cambie de nombre no significa que vaya a desaparecer”, argumenta, aunque reconoce: “no estamos casados con la idea de que López Obrador sea el candidato a la Presidencia del país. Nosotros vamos a apoyar al candidato que esté mejor posicionado, llámese Andrés Manuel López Obrador o llámese Marcelo Ebrad”.

Pero, de paso, sí acusa que la estrategia de cambiar de nombre a Convergencia “está siendo utilizada por personas para crear una crisis que no existe en el partido. No tiene razón de ser. Hay gente que está tratando de desestabilizar esta alianza de izquierda”.

–¿Convergencia necesita del PRD? –se le plantea.

–No, nosotros necesitamos de los ciudadanos, que son los que le van a dar cuerpo a nuestra plataforma, a nuestros principios y es por eso que estamos tratando de hacer un partido abierto, que dé participación a la ciudadanía, estamos teniendo una reconfiguración para que la ciudadanía participe.

Sin embargo, sí admite que por lo menos en Veracruz sí hay rechazo a que Andrés Manuel López Obrador sea el candidato de la izquierda, “en Veracruz tal vez haya un poco de resistencia a que López Obrador sea el candidato de la izquierda, pero las encuestas lo dicen: a nivel nacional el político de izquierda más conocido es Andrés Manuel López Obrador y además la estructura nacional del PRD lo quieren como su candidato”.

“Lo importante es a quién apoya la gente y, a quien más conocen en toda la República es a Andrés Manuel López Obrador, aunque no dejamos de reconocer el buen trabajo que tiene Marcelo Ebrad”, señala.

No obstante, advierte: “al final de cuentas, tanto Marcelo Ebrad como Andrés Manuel López Obrador tendrán que ponerse de acuerdo para salir unidos en las elecciones del 2012”.

–¿De ellos dos depende la unidad de la izquierda?

–La unidad de la izquierda depende de las necesidades de transformación de este país y quien garantiza esa transformación es Andrés Manuel López Obrador y Marcelo Ebrad es pieza importante en este proyecto”. Y anticipa: “Yo te puedo asegurar que el PRD, el PT y el Movimiento Ciudadano, lo que aún es Convergencia, vamos a salir unidos, con un solo candidato”.

–Si los escenarios lo plantean, ¿ustedes irían con Marcelo Ebrad como candidato?

–Si así lo decidiera nuestro partido y los otros partidos, claro que vamos apoyar a la izquierda.

En contraparte, Jorge González Rojas, integrante de la dirigencia colegiada del PT en Veracruz, de plano advierte que el cambiar de nombre a Convergencia “al cuarto para las doce es un grave error”.

“El PRD, PT y Convergencia hemos sido aliados históricos y cambiar de nombre en estos momentos es un grave error, es una burla a la inteligencia electoral, porque hay que decirlo: los partidos políticos y la política estamos descalificados por la ciudadanía y el mejor ejemplo lo tenemos en el estado de México, con un alto grado de abstencionismo”.

Además, plantea: “Ningún mexicano se va a tragar el cuento de que Convergencia dejó de ser un partido político para convertirse en un movimiento ciudadano, decir que ahora Convergencia va a ser un instrumento ciudadano nadie lo va a creer”.

Si en verdad quiere cambiar, no debe ser de nombre, “sino de prácticas, abrirse a la ciudadanía para que pueda acceder al poder público. El problema no es el nombre, el problema es el fondo. Aunque la mona se vista de seda, mona se queda”, sentencia.

Por otro lado, no descarta que el intento de cambiar el nombre de Convergencia sea para arropar a López Obrador en caso de que el PRD rompa una alianza de izquierda: “Puede ser una estrategia, no se descarta”, señala.

Pero sí reconfirma que el Partido del Trabajo tendrá como candidato a Andrés Manuel López Obrador, “el consejo nacional del PT ya lo decidió así”.

–¿Qué postura asumirían si el PRD rechaza ir con López Obrador?

–Lo que está en riesgo, con la crisis en Convergencia, es la unidad de la izquierda y creo que si Marcelo Ebrad y el PRD deciden ir solos a las presidenciales quedarán marcados como esquiroles pero de paso, el ir divididos es un suicidio político. Ni caso tiene participar”, concluye.