Política

Marchas simultáneas contra la alcaldesa y Apiver por contaminación en el Puerto

marzo 05, 2011

Veracruz, Ver.- Alrededor de 30 vecinos de los fraccionamientos al norte de la ciudad se manifestaron frente al palacio municipal y en las oficinas de la Administración Portuaria Integral (Apiver), para exigir a las autoridades que se frene la contaminación generada por el polvo del coque y se tomen todas las medidas de seguridad pertinentes en relación a esto.

Los afectados exigían a la alcaldes Carolina Gudiño Corro que, como autoridad municipal, tome cartas en el asunto, mientras que otro grupo frente a las instalaciones de Apiver exigían ver al director de la empresa, Ignacio Fernández Carvajal, para exigir que demande a los contratistas del puerto que igulamente tomen todas las medidas de seguridad en relación al uso del polvo de coque.

Con pancartas en mano las personas demandaban su inconformidad y protección a la salud, que se obligue a los importadores de este combustible industrial –coque– a un tratamiento diferente del producto, ya que su manejo a cielo abierto y debido a su volatilidad genera problemas a la población.

Enfatizaron que desde hace más de cuatro años el coque ocasiona severos daños a su salud, pero hasta ahora ninguna autoridad ha respondido a este respecto, pese a los constantes señalamientos.

"Queremos que ese combustible industrial que se da en la presentación de polvo negro sea manejado de manera diferente y no a cielo (abierto), es un riesgo para la población que vivimos en la zona norte", señaló Bernardina Matías, quien dijo que continuarán con la protesta hasta que sea atendida la petición.

Por su parte, Alejandro Márquez Jiménez, otro de los quejosos, refirió que el almacenamiento de estas sustancias peligrosas que contienen arsénico, benceno –entre otros componentes cuyas características son la toxicidad y la explosividad–, les han ocasionado enfermedades en ojos y piel.

Posteriormente, caminaron desde el zócalo hasta las oficinas de Apiver para exigir hablar con el director, Fernández Carvajal, y exigirle que este producto sea manejado por parte de la empresa contratista con todas las medidas de seguridad pertinentes, pero no pudieron entrevistarse con él.

Márquez Jiménez, quien encabezó a este grupo de personas, aseguró que muchos niños tienen ronchas en la piel y ojos irritados debido a que el viento aunque sea leve, lleva el coque hasta sus casas, "además la vegetación, como los pinos que están sobre la costera, se está secando a causa de este producto nocivo".

Acusó que varios pinos de la avenida Fidel Velázquez se han secado por captar el aceite que despide el material, incluso aseguró que ya ni hay ardillas.

También aprovecharon para exhortar a la diputada Ainara Rementería Coello, presidenta de la Comisión de Medio Ambiente del Congreso local, para que dé solución al problema, además dijeron que desde que ella es diputada hasta el día de hoy no ha tenido la iniciativa de acercarse a ellos, pese a que tiene conocimiento que este problema no es de ahora.

Cabe señalar que ese material es hecho a base de residuos del petróleo, y lo utilizan como combustible para las calderas de diferentes negocios y es material tóxico para el ser humano.