Política

Es tiempo de que FCH aclare logros sobre seguridad, dicen gobernadores

diciembre 02, 2010

El gobernador de Chihuahua, César Duarte Jáquez, lamentó que el presidente Felipe Calderón Hinojosa ha manejado el tema de seguridad y de combate al crimen organizado con tintes políticos, razón por la cual los resultados han sido insuficientes.

“Es importante que el gobierno federal entienda que el tema de la violencia esté completamente apartado de la política, pues de lo contrario no se podrá avanzar en la seguridad, porque al mismo tiempo se quiere avanzar en logros políticos”, expresó.

Dijo que si el presidente Felipe Calderón Hinojosa decidió iniciar una guerra frontal contra el crimen organizado, este hecho debe ser asumido con toda la responsabilidad posible con el fin de garantizar las mejores condiciones para los mexicanos.

“Yo lo que puedo decir es que hemos ido avanzando y ha pasado de ser de una coordinación a una cooperación con el Ejército Mexicano fundamentalmente de parte de las autoridades estatales”, agregó.

César Duarte Jáquez reconoció que su entidad es una de las que cuenta mayor nivel de inseguridad, razón por la cual ha dejado de tener una confrontación con el gobierno federal, pero ello no indica que le deje de criticar cuando detecta alguna falla.

Por ello, dijo que su administración trabaja en perfeccionar estrategias para que en lugar de desplegar elementos del Ejército a enfrentar en tiroteos a las bandas del crimen organizado, se privilegie la acción de inteligencia que desarticule a las células delictivas sin tener que llegar a la violencia.

Por su parte, el gobernador electo de Quintana Roo, Roberto Borge Angulo, mencionó que es necesario que el presidente Felipe Calderón Hinojosa comience a rendir cuentas sobre su guerra contra el crimen organizado, de manera particular el narcotráfico, pues dijo que en los cuatro años de su administración ha manejado una gran cantidad de recursos y los resultados no son los esperados.

Lamentó que día con día haya más violencia y la presencia del crimen organizado no sólo permanezca asentada, sino que se extienda a otros lugares, por lo que opinó que es tiempo de que los gobernadores sean partícipes de los recursos del presupuesto en seguridad pública para utilizarlos de manera más eficiente en el combate a la delincuencia.