Política

Accidentada ceremonia de salutación; rompen vidrio por exceso de invitados

diciembre 02, 2010

La salutación que encabezó Javier Duarte de Ochoa en la Sala de Banderas del palacio de Gobierno culminó precipitadamente, luego que muchas personas que se encontraban haciendo fila para presentarse y darle el saludo quebraron un cristal, ante la imposibilidad de pasar a la sala.

Los inconformes, entre los que se encontraban diputados, ex diputados, funcionarios, líderes sindicales, simpatizantes y hasta los clásicos “amigos”, no obedecieron las instrucciones del personal que formaba parte del Comité Organizador y pretendieron entrar a la fuerza, sin importar que había mujeres y niños.

Además, el gobernador tuvo que dejar la sala para volar hacia Tuxpan, en donde presidiría la ceremonia de inicio de obra de la carretera Tuxpan-Tampico.

Este 1º de diciembre, el cordobés rindió protesta como gobernador de Veracruz y, tras el evento, celebrado en el Palacio Legislativo, se dirigió a Casa Veracruz y de allí, fue hacia el palacio de Gobierno, donde tomó protesta a los integrantes de su gabinete. Posteriormente, encabezó la salutación, sin embargo, apenas alcanzó a saludar a unas 300 personas, debido a que tenía que partir hacia otro evento.

Además, el jefe del ejecutivo estatal se percató que afuera de la Sala de Banderas todo era un desastre, debido a que muchas personas se empujaban para tratar de pasar primero y saludarlo. El personal de seguridad y el equipo de organización montaron vallas que dificultaron el acceso de la gente. Tampoco se respetó que muchos decidieron formarse desde temprano para efectuar la ceremonia de salutación, tradicional durante el primer día de gestión del mandatario en turno. Durante el evento, varios secretarios de despacho se dirigieron hacia sus dependencias para realizar el cambio de estafeta y así, tomar el control de sus oficinas.