Política

Laguna Verde, bomba de tiempo por el proyecto “Caballo Blanco”, alerta ONG

noviembre 30, 2010

El proyecto minero Caballo Blanco en el municipio Actopan no solo significa desaparición de flora y fauna, así como de los pueblos cercanos La Yerba Buena, Arroyo Agrio, Palma Sola y La Paila, sino que representa un peligro mayor al ubicarse a un kilómetro de la planta nucleoeléctrica de Laguna Verde, ya que cuando empiecen las operaciones harán uso de explosivos y las vibraciones fracturarán más el reactor dos, señalaron miembros de la Asamblea Veracruzana de Iniciativas y Defensa Ambiental (Lavida).

En entrevista, Salvador López Sánchez y Guillermo Rodríguez Curiel señalaron que por sí sola la nucleoeléctrica ya representa un riesgo para la entidad, pero con la mina se agudizaría más el riesgo nuclear que podría ser desastroso para la entidad veracruzana, por lo que dijeron que el próximo 1º de diciembre se manifestarán ante la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) para pedir que se cancele dicho proyecto, ya que la empresa canadiense Goldgroup no cuenta con un estudio de impacto ambiental.

De Laguna Verde está fracturado el segundo reactor –recordó Rodríguez Curiel– y si la mina empieza a operar, quiere decir que va a lanzar explosivos y la vibración de la tierra como es un eje volcánico va a dañar más El Farallón, en donde está ubicada Laguna Verde, “el riesgo es que las vibraciones van a ser intermitentes y la nucleoeléctrica de la comunidad La Paila está a un kilómetro, y esto fracturará más el reactor, porque ahora tienen que remover una tonelada de tierra para sacar menos de cinco gramos por una tonelada”.

Asimismo, la explotación del oro pasará por un proceso de cianuro que va a ser arrojado a la tierra, se va a contaminar todo el agua y el efecto inmediato son las fracturas de Laguna Verde, toda la contaminación del aire, la desaparición de la flora y la fauna.

Independientemente del desastre nuclear, el proyecto minero de Caballo Blanco, en donde hay intereses muy fuertes, propiedad de Carlos Slim, Rodríguez Curiel señaló que destrozará la vegetación, “un asunto que vimos en La Paila es que hay como 400 nacimientos de ríos, los ríos son tan delicados que en el momento que se fracturen se tapan los veneros, la tierra es un ser vivo y eso se le olvida al gobernador, al presidente de la República y se le olvida a los funcionarios”.

Por su parte, Salvador López Sánchez comentó que “una mina es sinónimo de estoy enfermo, estoy minado, cuando la mina entra a la tierra la está hiriendo y es una herida que no cierra y cuando es por aspectos tan miserables como sacar un gramo de oro echando a perder el habitat, la naturaleza, es lamentable”.

No hay beneficio para la población con la creación de la mina Caballo Blanco, la mina nada más es sacar y destruir, nosotros no podemos sembrar oro, las minas son un centro de explotación para el minero y hasta el final caemos que es una infección para nuestro planeta, nos viene a fregar a todos.

Con la mina y Laguna Verde podemos observar que tenemos “una bombita que está frágil que lo único que va a ser es envenenar más la tierra, por eso estamos a tiempo que la población exija el estudio de impacto ambiental, “todavía podemos detenerla, para evitar que se destruya la naturaleza, ya que el proyecto abarca 19 mil hectáreas y tienen que perforar hasta 500 metros”, sostuvo López Sánchez.