Política

Buen signo

noviembre 29, 2010

Una voz de razón se oye en el Congreso del Estado. Es de alegrarse. El diputado Aceves Amezcua ha señalado la necesidad, el imperativo, de crear una comisión en la Cámara de Diputados abocada a asuntos metropolitanos. En tiempos de odas, o elegías, congratula una proposición que se antoja sustantiva para la planeación racional del desarrollo del estado. El crecimiento por demás desordenado de áreas urbanas que Veracruz comparte con el resto del país parece haber encontrado una voz capaz de percibir la gravedad de las distorsiones que hacen crisis en otras partes del país y ante las cuales en este estado los tomadores de decisiones tienden a cerrar los ojos. Tal es el caso de Coatzacoalcos, de Poza Rica, Veracruz, de Orizaba-Fortín-Córdoba y, por supuesto, Xalapa.

Es verdad que una comisión de zonas metropolitanas en el Congreso le permitirá a éste una vinculación más directa con la Federación con más de un propósito. La tramitación de recursos es uno de ellos.

Pero más allá que las ciudades vinculadas por su crecimiento obtengan recursos adicionales para resolver la multiplicidad de problemas derivados de su conurbación, está el hecho de que los hacedores de leyes tendrán el vínculo y el acceso a la información existente y sistematizada de esta dinámica en el país. No es poco decir en un territorio donde la acumulación de conocimiento gubernamental suele ser nula.

Es claro que los gobiernos no han planeado y, cuando lo han hecho, la institucionalidad que crean se pierde al gobierno siguiente.

Mucho ayudará que los legisladores formen tal comisión que, además del acceso de recursos y conocimientos de otras comisiones, les permita contar con un instrumento alimentador de tomas de decisiones que arrope a la sociedad civil y la incorpore a tales procesos.

Los presidentes municipales entrantes tendrían en ellos un potencialmente útil instrumento de interlocución y contención de presiones fácticas.