Política

Se acabó el tiempo en la Sedesma para conseguir declaración de sitios Ramsar

noviembre 27, 2010

El titular de la Secretaría de Desarrollo Social y Medio Ambiente (Sedesma), Alonso Domínguez Ferráez, dijo confiar, pero sobre todo tener fe, en que a más tardar en febrero sean declarados sitios Ramsar los humedales de Tembladeras, la laguna de San Julián y la barranca de Metlac. Señaló que de lograr esta declaración para estos sitios se garantizaría su preservación, no sólo de parte de las autoridades estatales, sino que involucraría a instancias federales e incluso internacionales.

Recordó que en el caso de Tembladeras, se buscó obtener la declaración para garantizar su preservación, debido a que durante este año se intentó arrasar con esa zona para construir un centro comercial.

Reconoció que el relleno de los humedales es un tema complicado, pues muchas de las veces tiene que ver con la honestidad de quienes desarrollan un complejo urbano o algún complejo de infraestructura de cualquier tipo. “Mi postura siempre ha sido a favor del medio ambiente, eso lo saben todos y a muchos no les parece, por eso busco que este y otros sitios sean declarados Ramsar, lo que obligaría a muchas instancias a brindar los recursos necesarios para su preservación”.

Domínguez Ferráez reconoció que actualmente los humedales de Tembladeras no están catalogados como área natural protegida, y lamentó que ya no dé tiempo suficiente para hacerlo, pero indicó que dejarán todo el expediente listo para que se concrete en la próxima administración. “Tengo la gran expectativa de que se logre la declaración de sitio Ramsar en febrero, y qué mejor fecha que en el marco del Día de los Humedales. Tengo fe que el silencio de Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas ha sido porque está bien integrada la ficha”, expresó.

El secretario de Desarrollo Social y Medio Ambiente refirió que a lo largo de la presente administración se logró abatir algunos pasivos ambientales y lo más importante es que se creó un marco legal para la preservación del entorno y su cuidado, lo cual ya no queda a la buena voluntad de las autoridades, sino como una obligación.