Política

Intenta Eduardo Andrade adueñarse de espacios públicos en el Congreso

noviembre 25, 2010

A pesar de que el recinto del Congreso del Estado es considerado como un lugar público y la máxima tribuna para que los veracruzanos puedan expresarse, el diputado local y presidente de la Mesa Directiva, Eduardo Andrade Sánchez, hizo sacar del salón de plenos a un grupo de manifestantes y amenazó a los comunicadores con hacer lo propio, si no se salían por su propia voluntad.

Esto ocurrió luego de que un grupo de perredistas exhibieran cartulinas y mantas en contra del diputado Rogelio Franco Castán, hecho que ha ocurrido en contra de otros legisladores en distintos momentos, sin embargo, el presidente del Poder Legislativo ordenó que se salieran porque alteraban el orden de la sesión.

Al llamar la atención de los medios de comunicación, los quejosos eran entrevistados sobre el motivo de la protesta, lo que ocasionó el malestar del diputado local, que ordenó al secretario de la Mesa Directiva leer el reglamento interior del Congreso del Estado, en el que le dan la facultad para ordenar al personal de seguridad a desalojar a quien se le indique.

Como la protesta seguía, lo mismo que los cuestionamientos de los representantes de los medios de comunicación a los inconformes, Eduardo Andrade Sánchez expresó: “los señores asistentes tengan a bien pasar al vestíbulo si desean continuar en contacto con los medios de comunicación y a los representantes de éstos, esta presidencia les recuerda que deben mantener el orden, por favor pasen al área del vestíbulo”,

Sin embargo, al no obtener una respuesta positiva a su petición, fue que cuando soltó la amenaza de desalojar tanto a los medios como a los inconformes al decir: “los señores representantes de los medios de comunicación no excedan la tolerancia de esta presidencia para su actividad, así que procedan a pasar al vestíbulo, no quisiera hacer uso de una facultad adicional al respecto con personal de seguridad”.

Incluso hubo un momento en que el personal de seguridad encaró a los medios de comunicación con la intención de desalojarlos, pero el grupo de inconformes decidió salir primero y la entrevista continuó afuera del salón de plenos.

Conforme los comunicadores retornaban al recinto, personal de seguridad los guió para que ubicaran exclusivamente el área destinada a prensa, prohibiendo el acceso tanto al área de curules como del público en general.