Política

El pueblo: Los otros

septiembre 21, 2010
Muchos miles de mexicanos viven en regímenes que no son controlados por el gobierno federal. La desconfianza es natural, mítica, contra el gobierno tecnócrata que dice saber cómo hacer las cosas para ser irrefutable. Los héroes tecnócratas son tan aburridos y su promesa de eficiencia tan hueca y condescendiente, su actuar tan mentiroso corrupto e incoherente que pierden el brillo rápidamente y son despreciados por sus gobernados. La confianza y admiración, en algunos casos, sigue siendo para el “hombre fuerte” que se opone con la violencia, característica de quien impone sus propias reglas y no acata sistemas tributarios. Oficialmente este país jamás va a sustituir el “Viva Hidalgo” por “Viva Jesús Malverde”. Sin embargo, ya existen zonas del país que literalmente existen en un régimen de excepción (el triángulo dorado, la frontera en general y algunos municipios por aquí y por allá). Algún día la excepción puede devenir en regla y entonces sí recomiendo estar preparado, pues no existirá estado de derecho para defenderse de los lobos, o de los marines gringos que estarán rondando tu pueblo una vez que haya colapsado por completo el chiste de gobierno federal que nos “gobierna”. “Viva México” equivale a decir vivan sus mitos. Anteponiendo a la virgen de Guadalupe, por supuesto.

Al pueblo que trabaja y paga impuestos para que se los robe el gobierno, al pueblo que, concedo, en ocasiones tampoco confía en los otros criminales que la farándula mitologiza, aunque en otras ocasiones, como mencionamos, el pueblo les admire secretamente. Ni gobierno ni narcos de los que la vox pópuli no se cansa de decir que son lo mismo. ¿Unos criminales de cuello blanco haciéndoles la guerra a unos criminales traficantes no les huele a simulación, a circo? La CNN y demás medios masivos de comunicación están excitadísimos por la sangre que pueden vender, gran negocio como pocos; la Casa Blanca ya se afila los colmillos con sus sugerencias, cada vez menos veladas, de implementar un tipo “plan Colombia” en México; la Secretaría de Marina poco a poco afianza su poder haciendo la seguridad del país dependiente de ellos; los soldados matan ciudadanos impunemente en los retenes del país, cada día se avientan granadas a las corporaciones policiacas y, sin embargo, se comprueba lo coludido de sus elementos con el crimen organizado; el secuestro se extiende hacia los sectores más desprotegidos: los inexistentes legales que constituyen los inmigrantes de paso. Las condiciones para “legitimar” un golpe de estado, una invasión y/o ley marcial se preparan. Las condiciones para legitimar la justa rabia del pueblo y provocar una insurgencia masiva se preparan. Algunos se van a hacer ricos. A la mayoría nos va a cargar la chingada. ¿Qué más representativo de estos 200 años de México?

Más notas de Christopher Gómez