Editorial

La necesidad de reglas claras

febrero 17, 2010
La Secretaría de la Defensa (Sedena) en Coatzacoalcos oficialmente se ha dirigido a la ciudadanía para pedir su colaboración. El gesto puede entenderse como indicio de la búsqueda de formas menos disfuncionales de relacionarse con la sociedad.

Despúes de tres años de estar sometidos al desgaste de una guerra de baja intensidad, no por ello menos sangrienta y macabra que cualquier otra guerra, los militares muestran signos de cansancio y plantean la necesidad de modificar el marco legal para dar bases jurídicas a su participación en el combate al crimen. Es un hecho que, en las condiciones actuales, los militares no están eximidos de que eventualmente se vean involucrados en conflictos legales por cumplir con lo ordenado por el Ejecutivo

Un muy fuerte sentido de clan permea en lo militar. De ahí las decididas resitencias a que ante delitos comunes cometidos en tiempo de paz, los militares sean juzgados por jueces civiles. Ésa es la única razón de la permanencia del fuero militar, además de la pusilanimidad o debilidad de los gobiernos civiles para modificar esa fuente de distorsiones.

El proceso penal en contra de los generales Humberto Quirós Hermosillo y Arturo Acosta Chaparro por su participación en la guerra sucia de los años 70 les dejó una lección: no es posible decir que sí a toda orden dada por políticos. La factura la pagarán ellos. Eventualmente.
Han sido muchas las voces que en lo nacional y lo internacional señalan el muy amplio margen de permisividad implícito en la conservación del fuero militar. Se avanza poco en ello.

La razón que explica la resistencia es precisamente que no hay compensación alguna si se les quita el fuero.
Sin embargo, si antes, o como parte del proceso de someter a los militares a las leyes civiles en tiempos de paz, se reforma el marco legal para dar sustento jurídico a su involucramiento en tareas como las actuales contra el crimen organizado o cualquiera otra que involucre su capacidad represiva, la resistencia a perder el fuero será menor por la certidumbre implícita es su relación con el poder civil.