Política

Pérdidas millonarias en San Rafael por afectaciones a cultivos de plátano

febrero 02, 2010
Los productores de plátano en la región de San Rafael estiman haber sufrido pérdidas superiores a los 200 millones de pesos, a causa de las heladas que afectaron esa zona durante las últimas semanas.

Así lo dio a conocer el presidente del Consejo Estatal de Productores de Plátano, Sergio Graillet Contreras, quien señaló que fueron al menos unas siete mil hectáreas de este cultivo las afectadas y que en promedio les dan una ganancia de 30 mil pesos por hectárea.

Señaló que este cultivo tropical requiere de buenas temperaturas, pero durante las últimas semanas resintieron el frío, que en algunas partes estuvo acompañada de las heladas, lo que provocó la muerte de la planta y por ende del fruto, o que no alcanzara una mejor calidad o rendimiento.

Precisó que la variedad del plátano dominico fue la más afectada, además que es una de las que mayores ganancias les brinda a los productores, pues es un producto de exportación, que va hacia Estados Unidos y Asia.
Sergio Graillet Contreras señaló que estas afectaciones provocarán que prácticamente se pierda una cosecha que corresponde a noviembre, diciembre y enero, lo cual significa la pérdida de casi la mitad de su producción total al año.

Entre los municipios más afectados, señaló, se encuentran los de de las zonas serranas como Misantla, Tlapacoyan, Atzalan y Jalacingo, pero igualmente los de la parte costera como San Rafael, Nautla, Vega de Alatorre, Papantla y Martínez de la Torre.

El presidente del Consejo Estatal de Productores de Plátano recordó que en algunos días la temperatura llegó a cero grados centígrados, lo que para este cultivo representa prácticamente la muerte, además que las bajas temperaturas se extendieron por varios días.
Frente a esta situación, los productores de plátano solicitaron el respaldo tanto del gobierno del estado como del federal para que les reconozcan todas sus pérdidas, y los seguros contra desastres agrícolas cubran las afectaciones.

Estimaron que esta situación afectará no sólo sus ingresos personales, sino los de miles de familias que dependen de este cultivo, como cortadores, transportistas, comercializadores y la población en general que ve reactivada la economía regional tras cada cosecha de plátano.