Política

Democracia o previsión en el PAN

agosto 31, 2009
Ante el complicado escenario de rechazo en las urnas y complicaciones por una errática política económica, el PAN se apresta para enfrentar el año entrante en Veracruz una de las más enconadas elecciones en su historia como oposición política bajo una modalidad que se pretende distinguir de las de los otros partidos que disputarán la gubernatura el año próximo.

Acción Nacional busca mostrar una supuesta “vocación democrática” alentando a sus cuatro aspirantes a la candidatura a gobernador, Miguel Ángel Yunes, Gerardo Buganza, Juan Bueno Torio y Julem Rementería a placearse sin discreción alguna en todos los actos posibles a los que puedan asistir, con la finalidad de aumentar al máximo su exposición pública a la ciudadanía a través de los medios de comunicación.

La instrucción va en el sentido de partir de la premisa de que cada uno ellos tiene la misma igualdad de oportunidades pero, finalmente, será la militancia y los simpatizantes de Acción Nacional quienes decidan al candidato; la idea es que se presenten en “igualdad” de oportunidades, para lo cual los dos legisladores, Buganza y Bueno, utilicen el marco de sus informes y los dos funcionarios, Yunes y Julem hagan lo propio desde sus respectivas responsabilidades públicas.

Por ello es que en mayor o menor medida, la cúpula panista asistió a la rendición de cuentas que hicieron el diputado Buganza y el senador Bueno. No obstante hubo diferencias notorias entre ambos, pues el informe del legislador saliente u ex candidato a gobernador en el 2004 tuvo el cariz de un destape tanto por lo masivo de su concurrencia como por la presencia del presidente del Comité Directivo, Enrique Cambranis Torres, los diputados federales Victoria Gutiérrez Lagunes, Marco Antonio Peyrot, Agustín Mollinedo Hernández, Osiel Castro de la Rosa, Eduardo de la Torre Jaramillo, Marcos Salas Contreras y Mauricio Duck Núñez; el diputado local Antonio Remes Ojeda, el legislador federal, Fernando Santamaría Prieto, el secretario general del PAN, Hermann Ortega, así como el ex alcalde de Veracruz, Francisco Ávila Camberos y el ex diputado federal, Sergio Penagos García.

No le fue tan bien a Juan Bueno Torio, a cuyo informe asistieron solamente Enrique Cambranis, el diputado federal saliente Mauricio Duck y el Secretario General del PAN, Hermann Ortega.

En tanto, Rementería del Puerto mantiene al momento un perfil bajo –casi no tiene oportunidad de aparecer mediáticamente– y el director del Issste, Yunes Linares, aprovecha cualquier oportunidad para pueblearse.

Como sea, el hecho es que la estrategia panista consiste en meterlos a todos ellos a una dinámica que le dé cobertura a una eventual consulta ciudadana en la que, a finales de año, los simpatizantes de este partido decidan en un proceso abierto quién de los cuatro estaría mejor posicionado para enfrentar con mayores posibilidades de éxito a sus adversarios de los otros partidos.
De tal modo que las dirigencias estatal y nacional consiguen dos objetivos en un sola acción: devolver a la militancia la responsabilidad de elegir a su candidato –claro está, siempre y cuando se trate de un proceso sin “dados cargados”– y se lavan las manos en el caso de un resultado adverso.

Oficio de cínicos

Finalmente las presiones dentro del municipio xalapeño forzaron la salida o ¿renuncia? del director de Comercio, José Luis Enríquez Ambell, la cual se formalizó anoche... Por cierto, el ayuntamiento xalapeño se convertirá en otro escenario de la disputa electoral del año entrante y en la que ya comienzan a aclararse la posición de algunos actores. Uno de éstos es el diputado Dalos Ulises Rodríguez, alineado junto con Carlos Nolasco, el otro legislador que se apuntó a la nómina de la esperanza yunista (de Héctor) y sigue haciendo fuego en contra del alcalde David Velasco, a quien justamente le ha criticado su actuación con el enredado asunto de las grúas cuando afirmó que, en cierto sentido, se trataba de una transa de alguien, luego cuestionó la poca viabilidad de concesionar a particulares el servicio de recolección de basura, calificó el derrumbe del puente sobre la avenida Murillo Vidal como una obra mal planeada y ahora condenó los múltiples frentes de obra pública que hay en la capital, afirmando que el caos vial es producto de la mala planeación...

Alguien le tiene que avisar al IEV que el partido membrete del PSD ya perdió su registro y que por lo tanto no tiene ya derecho a seguir recibiendo los 200 mil pesos mensuales de prerrogativas que le corresponden por ampliar los cauces democráticos del país.