Política

Soldados cumplieron labor: CNDH

agosto 30, 2009
La presencia del Ejército debe ser estrictamente temporal, aseguró la candidata a la Comisión Nacional de los Derechos humanos (CNDH) Patricia Olamendi Torres, y agregó que “el Ejército ya cumplió un ciclo en la lucha contra el crimen organizado”.

Dijo que las procuradurías deben asumir sus responsabilidades toda vez que el Ejército Mexicano “es un coadyuvante en la lucha contra el crimen organizado, pero creo que no es sano para el país que el Ejército siga encabezando una lucha que debe ser civil; para eso están las policías, para eso están las procuradurías, y si no funcionan o no sirven, hay que cambiar a los titulares, pero no puede el Ejército seguir suplantando una función”.

Señaló: “el Ejército tiene que salir de la lucha y tiene que comprometerse a sus funciones y la procuraduría tiene que asumir su responsabilidad, porque ahora parece que el Ejército es el único responsable y no, las atribuciones del Ministerio Público la tienen las subprocuradurías y las policías, las atribuciones de investigar; creo que el Ejército ya cumplió un papel importante, pero tiene que salir”.
Aseguró que el Ejército “es una institución muy bien calificada, pero no es su función estar en la calle persiguiendo a los delincuentes; creo que es más amplia”.

La también experta mexicana para sancionar la violencia contra las mujeres de la OEA, propuso “que la Comisión de Derechos Humanos salga, se vaya a todas las comunidades, a todos los estados, con el presupuesto que tiene es posible que esté en todos los lugares más sensibles del país y sobre todo revisando a través de observatorios cada uno de los municipios, cómo están construyendo cada uno su política pública y la distribución de riqueza”.

Afirmó que “la CNDH tiene más de nueve mil millones de pesos, que es un recurso muy amplio con el que podríamos garantizar que estén en todo el país”.

Apuntó que “en las zonas urbanas, donde tenemos casi ocho millones de personas que no saben leer y escribir, es un dato muy fuerte para nuestro país, hay 40 millones de personas que viven en pobreza, y hablamos de exclusión y desigualdad”.

Agregó que aún no hay resultados a favor de los más vulnerables porque “todavía se tiene una visión muy limitada de lo que son los derechos humanos, que ha tenido que ver más con vigilar los derechos humanos en los Centros de Detención, reclusorios y Ministerio Público”.
Dijo: “mientras sigamos teniendo personas que no saben leer ni escribir, que no tienen acceso, tienen que recordar que el derecho humano es un derecho a no tener hambre, en México hay dos millones de hogares que queman leña todavía para comer, estamos hablando de una enorme exclusión y desigualdad social y el reto es precisamente acabar con la desigualdad social que hay en México, porque es un tema fundamental de derechos humanos”.

En ese sentido, aseguró que “tiene que irse la CNDH a los pueblos y a las comunidades” a fin de garantizar principalmente los derechos de “niñas y niños, mujeres, grupos y pueblos indígenas, personas con discapacidad y personas con preferencias sexuales distintas que son generalmente muy discriminados”.

Afirmó que las garantías que menos se respetan son “sobre todo nuestro derecho a disfrutar del bienestar social y la distribución de la riqueza, yo creo que la riqueza es una causa más de la exclusión y de la discriminación que hay en México y ahí las comisiones de derechos humanos tienen que cambiar su papel y ver a dónde tienen que poner el énfasis, tiene que ser en las calles y con la gente”.