Política

Cámaras empresariales, a favor de vigilancia militar; dan seguridad a cordobeses, precisan

agosto 30, 2009
Córdoba, Ver. Las cámaras empresariales de la zona de Córdoba se manifestaron ayer a favor de la presencia del Ejército Mexicano, aunque los llamaron a sólo vigilar las afueras en la ciudad.

Entrevistados por separado, el presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), Alberto Ladrón de Guevara, y el de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco), Abraham Becerril Gómez, coincidieron en que siga la presencia militar en la ciudad.

Asimismo, criticaron las acciones que taxistas de esta municipalidad han venido tomando en contra de elementos del Ejército, puesto que han exigido su salida por agresiones.

Para el presidente de Canacintra, Alberto Ladrón de Guevara, la presencia de las fuerzas castrenses sólo debe de ser en las afueras de la ciudad, es decir, en las autopistas, casetas y entradas y salidas, y no patrullando las calles.

“Hay que reconocer que, hasta ahora, no hemos visto, nosotros como cámara que los militares anden patrullando la ciudad (…) Sí apoyamos la presencia del Ejército, pero no patrullando las calles”, dijo.

Atribuyó a las manifestaciones como “raras” pues aseguró que son incongruentes las declaraciones de los ruleteros quienes han acusado de que el Ejército patrulla las calles cuando “nosotros nunca hemos visto algo así”.

En tanto, Becerril Gómez señaló: “no consideramos prudente estas acciones de los taxistas, obviamente ellos tengan algún argumento (…) No queremos que eso sea motivo de que salga el Ejército de la ciudad, al contrario, es una institución que siempre le ha brindado seguridad y confianza a la ciudadanía, al contrario, debe de quedarse”, ponderó.

Lamentó que existan intereses de por medio atrás de estas manifestaciones que han venido realizando desde hace una semana las agremiaciones de taxistas en contra de las fuerzas castrenses.

“Siempre va haber algo o alguien atrás de este tipo de movimientos (…) El sentimiento de los taxistas no es el sentimiento de la población civil”, agregó.

El Ejército no está libre de cometer errores como cualquier institución dirigida por seres humanos y puede ser que algunos elementos tengan errores, sin embargo, eso no quiere garantizar que toda la institución esté atentando en contra de la ciudadanía, expresó.

“Que siga pendiente de los ciudadanos, a final de cuentas es una institución honorable y no es posible que la desacrediten. Como todas las instituciones que son manejadas por personas no dudo que haya algunos elementos que no estén cumpliendo con su responsabilidad”, finalizó.