Niega secretario de Seguridad agresiones a maestros y a la prensa: “no hay reportes”

Bermúdez Zurita dijo no tener el reporte de una sola agresión a los medios de comunicación ¦ Foto Rubén Espinosa

Resguardado por cientos de policías, y aplaudido por personas acarreadas, el titular de la Secretaría de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez Zurita, compareció en el Congreso local, donde advirtió que tan solo en Xalapa existen 80 pandillas, de las cuales dos grupos están por convertirse en brazo armado de alguna banda del narcotráfico.

Señaló que esto es el resultado de que en la capital del estado no hay empleo, ni oportunidades de progreso y bienestar, con lo cual contradijo por completo lo dicho un día antes por el titular de la Secretaría de Desarrollo Económico y Portuario (Sedecop), Érik Porres Blesa.

Indicó que desde su arribo a la SSP detectaron 40 pandillas juveniles, pero luego aumentaron a 80, de las cuales dos son de nivel 5, equivalentes a ser un brazo armado de cualquier banda del crimen organizado. Y aunque dijo que las tienen bien ubicadas, y muchos de esos transgresores han sido detenidos, lamentó que no han podido hacer nada por erradicarlas.

En su discurso, rechazó que un solo maestro haya sido agredido por parte los policías estatales, y al contrario, señaló que se han respetado todos los derechos de tránsito y manifestación, y hasta se les ha cuidado. Apenas había tomado asiento, y sin darse cuenta que el micrófono ya se encontraba abierto, Arturo Bermúdez soltó “pinches medios”, para expresar su malestar por la presencia de fotógrafos y camarógrafos enfrente de él, que no permitían que luciera su evento en el auditorio Sebastián Lerdo de Tejada del Congreso.

Pero esa no fue la única agresión contra comunicadores, pues todavía no empezaba su comparecencia, y la excesiva presencia de policías uniformados y vestidos de civil impidieron el paso dentro del Congreso a personal y reporteros. Luego de dar un discurso de 30 minutos de los avances obtenidos en su materia, un grupo de reporteros, entre quienes se encontraban Norma Trujillo, de La Jornada Veracruz, se manifestaron por las agresiones físicas, robos, amenazas y diversas intimidaciones para inhibir la labor periodística.

Respecto a esta situación, el funcionario estatal negó tales hechos y dijo no tener el reporte de una sola agresión a los medios de comunicación, aunque reconoció que 30 elementos están siendo investigados por el desalojo ocurrido el pasado 14 de septiembre en la plaza Lerdo.

Sobre ese hecho en particular relató que personal de la Dirección de Política Regional amablemente pidió a los manifestantes que liberaran la explanada, pero la respuesta fue una agresión a los funcionarios públicos, por lo que solicitaron una llamada de auxilio al 066. “Estábamos a 3 calles y acudieron 90 elementos en ese momento, luego llegaron más policías en apoyo para desalojar personas no relacionadas con el magisterio que se encontraban armados con botellas y palos, y con una camioneta atropellaron a dos elementos, uno muy grave todavía en el hospital porque no puede mover las piernas”, agregó.

Justificó el uso de pistolas eléctricas, balas de goma y todo el operativo de desalojo, pues dijo que es protocolo nacional, además que reiteró que ningún policía agredió a algún maestro o reportero. “No hemos tenido con el magisterio más que acciones para su protección y protegerlos”, añadió.

Bermúdez Zurita aseguró que los policías no están entrenados para agredir a la sociedad y dijo que han acudido a muchas manifestaciones donde son recibidos con piedras, pero insistió que no le han hecho daño a ningún maestro.

Inseguridad

Tras años de negar la presencia del grupo delictivo de los Zetas, el secretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez Zurita, finalmente admitió la existencia de esta banda en varias ciudades de Veracruz, e incluso relató haber sostenido un enfrentamiento con ellos en la avenida Lázaro Cárdenas de Xalapa, hace un par de años.

Recordó que cuando él se desempeñaba como subsecretario de Seguridad Pública viajaba en su camioneta con sus escoltas, cuando fue interceptado por un grupo armado con rifles y granadas, quienes le exigieron que se bajara, pero respondió también sacando sus armas.

De inmediato solicitó el apoyo de la entonces Policía Intermunicipal de Xalapa y en seguida llegó una camioneta, que al ver, que se encontraba el jefe de los Zetas en la capital, sólo continuó su camino y no los auxilió. “En ese momento, cuando vi que los policías no eran capaces ni de ayudar a su subsecretario, me di cuenta que ya no eran nada confiables y teníamos que desaparecer esa corporación”, agregó.

Igualmente reconoció la presencia de dicho grupo delictivo en otros municipios de la entidad, particularmente en Córdoba, donde lamentó que han asesinado a varios policías. Señaló que dichas organizaciones delincuenciales se encargaban de las extorsiones y cobros de piso, que aseguró ya no se registran en ninguna parte del estado. También dio a conocer que existen bandas especializadas en atracar a los migrantes, particularmente en la zona de Medias Aguas, en el municipio de Acayucan, donde dijo que se suben a los trenes y en medio de la nada, los detienen y exigen un pago de 100 dólares por persona, de lo contrario les dan un balazo.

Dijo que tan solo en la semana que transcurre se presentó otro hecho de esta índole, ante lo cual se instalará una base de operaciones conjuntamente con el Ejército Nacional y la Secretaría de Marina para frenar a esas bandas. Estimó que por tren viajan 45 mil centroamericanos indocumentados en territorio veracruzano y otra cantidad similar lo hace por carretera. También anunció que se iniciarán operativos para detectar la trata de blancas en bares y cantinas del sur de la entidad, donde se sospecha pudiera presentarse este delito.

Guardias civiles

El secretario de Seguridad Pública rechazó que en Veracruz existan grupos de autodefensa como se documentado a través de videos y fotografías. Aseguró que el caso de Tlalixcoyan fue montado para hacer creer la existencia de un grupo por encima de la ley, y por ello justificó que el fotógrafo Félix Márquez debería haber recibido una sanción por ser copartícipe de un engaño para alterar la tranquilidad.

En el caso del video que recientemente apareció del llamado Ejército Popular Zapatista en Coscomatepec, aseguró que el hecho es político y postelectoral, pues ya analizaron las imágenes y ya tienen identificada a una de las personas, así como las armas que exhiben, y por tanto ya presentaron la denuncia ante el Ministerio Público.

Xalapa insegura

Además de las pandillas juveniles, el funcionario estatal señaló que en Xalapa existen bandas de “ex-zetas” dedicados al asalto de tiendas de conveniencia a mano armada. Dijo que al combatir a esa banda delincuencial, muchos se quedaron sin ingreso y han buscado a través del asalto y la extorsión la forma de subsistir.

Dio a conocer que se ha tomado la decisión de no autorizar ninguna concesión de taxi por estrategia de seguridad, pues se ha detectado a bandas criminales que usan este transporte para llevar a cabo sus robos. “Tenemos identificado que en ocasiones van dos autos en pareja para cometer sus robos u otros delitos, y por ello, no debemos autorizar más concesiones de taxi, porque no hay control sobre quiénes los manejan”, agregó.

Reconoció que la capital, es la ciudad en Veracruz donde más autos se roban, pero acusó que mucha gente, incluso conociendo la procedencia ilegal, de todos modos los compran.

Policías

La mayor parte de su discurso lo dedicó al tema de la profesionalización de la policía estatal y dijo que en tres años han sido dados de baja 3 mil 500 elementos que ya no eran confiables, pero hasta el momento sólo han podido contratar a mil 800 nuevos uniformados. “Sin duda alguna hoy, y se los digo con toda certeza, Veracruz tiene una policía más confiable, una policía en la que pueden confiar ustedes, en la que confío yo y en la que todos los veracruzanos pueden confiar. Hoy les puedo afirmar, que a esta nueva policía de Veracruz yo le confío mi familia, yo le confío la seguridad de mis hijos, en esta policía de Veracruz empeño mi palabra, mi nombre y mi vida”, expresó.

Sin embargo, lamentó que en el caso de las policías municipales el 70 por ciento no pasarían las pruebas de control y confianza, y en varios municipios ningún uniformado es confiable. Señaló que en este caso, no está facultado para poder hacer algo al respecto, pues corresponde al Congreso local transferir el servicio al gobierno estatal, pero luego se presentaría el problema de encontrar a quienes quisieran ser policías.