Indignación en Huatusco por desnudo total de strippers en inicio de carnaval

Huatusco, Ver.- Como un “evento vulgar y broma de pésimo gusto para las madres de familia” fue calificado el arranque del carnaval, pues al ayuntamiento se le ocurrió presentar un grupo de estrípers para agasajar a las madres de familia, según había prometido el alcalde desde días antes, que se desnudaron totalmente ante la mirada atónita de las asistentes, que prácticamente salieron huyendo del evento.

Familias completas se retiraron de la explanada Emiliano Zapata, minutos después de las nueve de la noche, cuando el grupo de sujetos se desvistieron totalmente ante la mirada incrédula de los asistentes que llevaban consigo a sus pequeños hijos, manifestaron molestos algunos asistentes.

La feria de carnaval que inició con acusaciones de acciones fraudulentas, declaradas por las participantes a candidatas a reinas, se oscurece más ahora con la presentación de “sujetos sin escrúpulos contratados para realizar actos vulgares ante las familias”, que al pensar que se trataría de un evento sano acudieron a divertirse, advirtieron algunas madres de familia.

Las críticas emitidas por la sociedad huatusqueña califican ya de manera negativa la fiesta que arranca mal y de malas, al considerar que la administración municipal encabezada por Miguel Ángel Sedas Castro carece de los valores familiares fundamentales de sana convivencia, que deberá fomentar el DIF municipal.

Incluso los reclamos serán mayores debido a que al inaugurar ese evento, minutos antes, el alcalde se persignó, se encomendó al creador y pidió “que todo salga bien con el permiso de Dios”, dijo en el altavoz ante los asistentes, más tarde las familias se retiraron apresuradamente mientras en el estrado el grupo de encuerados mostraba las miserias de su actuación que se fue quedando sin concurrencia.

En una zona altamente religiosa con sanos valores será un escándalo de magnitud considerable, ya que el evento fue realizado en un espacio al aire libre, sin el cuidado de realizarlo en espacio cerrado como lo marcan las sanas costumbres, detallan las quejosas.

De la misma manera empleadas y funcionarias del ayuntamiento emitieron su malestar, con el cuidado de guardar su anonimato para evitar represalias por parte de la autoridad municipal, “fue un evento que no debió realizarse de esa manera, ya que asistieron algunas señoras con sus hijos, pensando que en verdad sería una actuación sana”.