Hundimiento en zona urbana de Córdoba por lluvias

Córdoba, Ver.- Severos daños se registraron en la zona centro derivado de las fuertes lluvias que han azotado a la zona centro en las últimas semanas, dejando a su paso el socavamiento del pavimento en una de las principales arterias de la ciudad y que a su vez provocaron la inclinación de un comercio.

Desde hace tres días se formó en la avenida 1, calle 31 y 33, un hundimiento por el cual fue acordonada la zona para evitar el paso a vehículos y que estos a su vez pudieran agravar la situación.
Sin embargo, tras las intensas lluvias registradas el pasado martes, el día de ayer uno de los comercios asentados en medio del hundimiento comenzó a registrar una inclinación, la cual es de aproximadamente un metro.

Debido a ello, ayer por instrucciones del alcalde Juan Antonio Lavín Torres, pese al reforzamiento de la zona, tuvieron que ser desalojadas dos familias asentadas a un lado de dicho comercio, ante el temor que al registrarse más lluvias pudiera presentarse una tragedia mayor.

Personal de Protección Civil (PC) en el municipio señaló que uno de los motivos de que en dicha avenida se haya formado este hoyo de 12 metros de largo por ocho de ancho puede ser el paso subterráneo de un pequeño arroyo, que de acuerdo a versiones de los vecinos, fue entubado hace más de 60 años, trabajo que se considera obsoleto al no servir ya la tubería. Sin embargo, será personal de la Dirección de Obras Públicas el encargado de dictaminar la causa específica.

Mientras tanto, parte de esta avenida será cerrada para evitar el paso de peatones y vehículos, al considerarla una zona de alto riesgo, y que incluso con la sola vibración de un vehículo pueda registrarse un mayor desmoronamiento de tierra.

Esta avenida es una de las principales arterias de la ciudad, ya que es la que da el paso directo a los conductores provenientes del sur de la República hacia el centro de la ciudad y viceversa, siendo que una segunda alternativa para el conductor es tomar la carretera anexa que rodea a la ciudad para ingresar al centro, lo cual deberán hacer hasta próximo aviso, ya que se desconoce cuánto tiempo podría estar acordonada la zona.

Por su parte, el municipio ha ordenado la demolición de las construcciones perjudicadas, ya que es una situación que requerirá mayor tiempo, pues, debido a la fragilidad de la tierra, no puede hacerse uso de maquinaria pesada, por lo que aún se encuentran estudiando la forma en que se derrumbarán las estructuras sin afectar más el pavimento.