Mujeres que fueron espiadas en los baños del IEV presentan denuncia

“A los trabajadores del Instituto ya nos ofendían por todo lo que se registró, con las grabaciones se levanta el morbo y nos dejan en paz a todo el IEV”, dijo uno de los entrevistados ¦ Fotojarocha

Como “pugnas internas” y “cortina de humo” para desviar la atención de las actas y boletas clonadas de la pasada elección fueron calificadas por los propios trabajadores del Instituto Electoral Veracruzano (IEV) la grabación de videos en el baño de mujeres del área de Contraloría interna del órgano electoral, en el que se ha involucrado hasta la presidenta del Instituto, Carolina García Viveros, cuya versión contrasta con algunos consejeros.

En un sondeo que se realizó dentro del IEV, trabajadores que pidieron su anonimato señalaron que las grabaciones derivaron del área de Capacitación, que dirige Rutilo Rosas, “tres trabajadores que fueron traídos por la maestra Carolina para realizar trabajos durante el proceso electoral”, uno de ellos catedrático de la UV.

Lo que han definido como una pugna entre el área de Capacitación con la de Contraloría que dirige Francisco Uscanga –la primera, afín a la consejera presidenta del IEV, la segunda, al secretario Técnico, Alfredo Roa Morales– “es un pleito que se traen, aquí de todos es sabido que no se llevan, que cada quien tiene intereses”, dijo una trabajadora.

Añadió un empleado: “ahora no sabemos por qué sacan esto después de la elección, sí todo lo que se instala es por indicaciones, ningún trabajador hace las cosas por sí mismo, en pláticas decimos que más que nada esto está sirviendo para que ya no se hable de los problemas, como las boletas, actas, que hubo dobles, y así todos los medios publican eso y se va olvidando lo otro, es estrategia”.

La contradicción

No obstante, la consejera presidenta, Carolina Viveros, a través de un comunicado señaló “que hace unos días, empleadas de esta institución descubrieron en una memoria USB un material videograbado en los baños de esta institución y señalan como probables responsables a tres empleados del área de Contraloría, los cuales de manera inmediata fueron separados del cargo”.

Lo que contrasta con el consejero Víctor Borges Caamal, quien dijo en entrevista que se enteró de las grabaciones de las que fueron víctimas sus compañeras, por lo que condenó este acto y de los probables responsables dijo “hasta lo que he sido enterado es que los trabajadores no fueron despedidos, ellos dejaron de venir a laborar, supongo que presentaron una denuncia o simplemente abandonaron sus cargos”.

Asimismo, la presidencia del IEV sostuvo que varias de las afectadas interpusieron una denuncia ministerial, de la cual se ordenó la intervención de peritos especializados de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Veracruz, y las investigaciones se están llevando en esa instancia. La PGJE no ha informado a esta Instituto sobre dichas indagatorias.

A ello, Borges Caamal refirió que la Procuraduría ya está trabajando en la investigación e incluso ya realizó un primer trabajo, en lo que coincidieron algunos trabajadores “que ya existen huellas dactilares de quiénes fueron los responsables de la instalación de la cámara y eso ayudará para que quienes sean responsables, aparte de recibir su castigo digan quién les ordenó que pusieran la cámara”.

De la cortina de humo

Algunos trabajadores señalaron que se trata de desviar la atención sobre las irregularidades del proceso electoral, “pues hay coraje de parte de la población y a los trabajadores del Instituto ya nos ofendían por todo lo que se registró, con las grabaciones se levanta el morbo y nos dejan en paz a todo el IEV”.

Con lo que no coincidió el consejero Víctor Borges, ya que afirmó que esto no tiene “una trascendencia político-electoral, sino que ha sido la actividad de un grupo de personas que han realizado actos que pudieran constituir delitos que deben ser investigados y en su momento sancionados, pero es un asunto delicado, porque implica la persona de un grupo de compañeras y la información debe manejarse con mucha responsabilidad para no estar afectando a quienes este tipo de actos ya causó un perjuicio”.