Presenta INAH hallazgos arqueológicos en Jáltipan; restos, devastados por obras

El sitio arqueológico está conectado con otros más que aún están bajo lomas de Jáltipan ¦ Foto Sergio Balandrano

El instituto nacional de Antropología e Historia (INAH) realizo la presentación de los restos arqueológicos que se encontraron en una construcción, lo cual confirma que el sureste de Veracruz era un área comercial de todas las culturas. Este descubrimiento es parecido al que se encontró en los terrenos del Túnel sumergido.

Ayer, en la sala de cabildo de Jaltipan, Alfredo Delgado Calderón, subdirector del INAH dio a conocer que se logró rescatar gran cantidad de restos de cerámica, huesos humanos y animales, los que se relacionan con una cultura que pudo haber influenciado a la teotihuacana.

Señaló que esta zona formaba parte de un gran sitio arqueológico que desgraciadamente fue devastado en la construcción del ferrocarril del istmo de Tehuantepec en 1892 y después con la instalación de la Azufrera panamericana, donde fue encontrada una de las caritas sonrientes, llamadas ojos de café, que identifican a los totonacas.

Las pirámides, patios y zonas de casa fueron devastados para la construcción de las nuevas colonias y empresas y actualmente solo se ha hallado un 10 por ciento de lo que aún queda bajo el lomerío.

El sitio arqueológico está conectado con otros más que aún están bajo lomas de Jáltipan, algunos de los cuales se encuentran en propiedad privadas.

“Jáltipan ha crecido sobre 3 montículos, los cuales están ubicados en la isla de Tacamichapan, el cerro de la malinche y la cabecera municipal, aunque hay vestigios olmecas, hay otras culturas que interactuaron en la zona”

Uno de los planteamientos que mantienen los arqueólogos y antropólogos que están analizando las culturas del sur, es que los habitantes del área Jáltipan formaron parte de los grupos que se establecieron en Teotihuacán.

También estos vestigios se encuentran conectados con los elementos que se encontraron en el túnel sumergido, donde Jáltipan era el centro de comercio y distribución del sureste y Coatzacoalcos, la zona de desembarque y embarque.

Alfredo Delgado confirmó que las piezas serán analizadas y todas las piezas serán resguardadas en las bodegas del INAH y podrán regresar a su lugar de origen, si se construye un museo con las características adecuadas y la población entrega las piezas que tiene en sus hogares.

Estas piezas se podrían exponer a la población de todo el sureste en el mes de octubre, cuando se concluyan los análisis de los materiales fósiles y los restos humano.